El Pocico continúa el legado

A.G
-

El grupo de teatro de Ossa de Montiel sigue adelante tras rendir homenaje esta temporada a su 'alma mater', Soledad Méndez, fallecida en 2018

Actores y actrices de una de las últimas representaciones. - Foto: El Pocico

El grupo de teatro aficionado El Pocico, de Ossa de Montiel, prepara ya la puesta en escena de la obra que ha escogido para la próxima temporada de verano, su habitual época de representaciones. Lo hace tras culminar una de sus campañas más difíciles, en la que llevó a varios escenarios de la región El sexo débil ha hecho gimnasia, de Enrique Jardiel Poncela.
Esa fue precisamente la primera obra que representó el grupo, hace ya más de 20 años.  Recuperarla tuvo sentido por abordar un tema de actualidad, los avances de la incorporación de la mujer a la sociedad civil, y sobre todo como «homenaje» a quien fuera la directora de El Pocico desde sus comienzos, Soledad Méndez Moñino (en el centro de la imagen bajo el titular), fallecida en 2018.  «Ella era el alma del grupo, nuestra seño, como la llamábamos, y la matriarca de una gran familia», explica Daniel García, representante del grupo, remarcando que Méndez fue también «una persona muy apreciada en el pueblo» y, por ello, la Corporación municipal aprobó por unanimidad dar su nombre a la remodelada Casa de la Cultura. 
La muerte de su mentora fue un golpe duro para los miembros del grupo. «Incluso tuvimos dudas sobre si seguir adelante o no», explica García, pero finalmente se impuso «la voluntad de continuar con su legado», bajo la dirección ahora de Natividad Mancebo, una de las integrantes que se mantiene desde los comienzos. 
Tomada la decisión, la agrupación puso en marcha una vez más la rutina que lleva a cabo desde hace años. Tal y como detalla su representante, los trabajos preparatorios comienzan poco después de que acabe la gira, «cuando sondeamos cuánta gente va a seguir y seleccionamos la siguiente obra». Se abre así el periodo lectura del texto y de elaboración de la escenografía, que coordina un director técnico. Y es que El Pocico no lo conforman sólo actores y actrices, sino que cuenta con miembros que se encargan de «decorados, iluminación o maquillaje», entre otros aspectos.
En total, unas 30 personas mantienen en activo esta agrupación cultural, en la que «todos hacemos de todo» y a la que ha seguido incorporándose «gente joven, algunos de ellos hijos o familiares de los pioneros» que tomaron la iniciativa a finales del siglo pasado. Integran «casi una familia», en la que conviven gente de edades diversas, «estudiantes, amas de casa, residentes en Ossa de Montiel y otros que trabajan fuera».

(Más información en edición impresa)