scorecardresearch

Presentan la publicación 'Historia de la cuchillería antigua'

Redacción
-

El libro, la segunda monografía del historiador Sánchez Ferrer sobre cuchillería y editado por el Instituto de Estudios Albacetenses, sitúa los orígenes de la tradición albacetense a mediados del siglo XVI

Presentan la publicación ‘Historia de la cuchillería antigua’

El Museo Municipal de la Cuchillería acogió, en el marco del III Encuentro Mundial de Capitales Cuchilleras, la presentación del libro Historia de la cuchillería antigua de Albacete, escrito por José Sánchez Ferrer.

El vicealcalde y concejal de Cultura, Vicente Casañ, agradeció al autor este libro que bien podría considerarse, dijo, "el definitivo, al menos en nuestros días, en torno a la historia de la cuchillería de Albacete, una palabra que nos llena de orgullo a todos los albaceteños y con la que nos identificamos, pues representa nuestras raíces".

"Hay quien dice que en el árbol genealógico de cada albaceteño, si se rastrea, seguro que se encuentra un cuchillero, no sé si será cierto, pero lo que sí tengo por seguro es que para amar y proteger aquello que se ama, es importante conocerlo", añadió Casañ.

Esta nueva monografía de la cuchillería ha sido editada por el Instituto de Estudios Albacetenses, cuyo director, Antonio Selva, subrayó la prolífica labor investigadora y divulgadora de Sánchez Ferrer, miembro del IEA.

Antonio Selva explicó que Historia de la cuchillería antigua de Albacete tiene su libro precursor en La Cuchillería de Albacete, la primera monografía que José Sánchez Ferrer hizo sobre la cuchillería que se presentó en el expositor de la Diputación en el Recinto Ferial hace dos décadas.

"Entonces el Museo de la Cuchillería no era más que una quimera, por eso es un orgullo comprobar que hoy esta más que consolidado y que es una parte más de la ciudad, de Albacete, ciudad que se distingue porque el 90% de la producción cuchillera del país procede de Albacete", subrayó Selva.

José Sánchez Ferrer explicó que la primera vez que publicó un trabajo sobre la cuchillería fue con motivo de la exposición Albacete en su Historia, muestra que sucedió la mítica exposición Albacete, 600 años, del año 1982. Por aquel entonces, el historiador había estado investigando ya la alfarería de Chinchilla y las alfombras de Alcaraz, pero no se había adentrado en la cuchillería.

Tras ese primer contacto, realizó alguna que otra investigación, si bien fue en el año 2000 cuando entró de lleno en conocer las raíces de la cuchillería de Albacete. "En aquel año se creó un movimiento muy importante, por parte de Aprecu para lograr que se crease el Museo de la Cuchillería, y en este clima propiciatorio del museo, fue cuando tuve la feliz idea de hacer mi primera monografía, La Cuchillería de Albacete", relató el autor, que fue asesor histórico en la posterior creación del Museo de la Cuchillería.

A partir de ahí, continuó investigando y publicando distintos estudios sectoriales, sobre la mecanización de talleres, un estudio de la navaja del siglo XIX, un libro sobre cuchillos de escritorios y así "obtuve los mimbres para tejer este cesto que hoy presentamos".

Publicación

Historia de la cuchillería antigua de Albacete sintetiza los conocimientos que tenía el autor y que había ya publicado e introduce nueva información sobre todo sobre puñales y cuchillos, que era un ámbito que no había estudiado tanto Sánchez Ferrer, por la dificultad que entraña, "hay pocos puñales firmados, no como las tijeras que todas llevan el nombre de Albacete o del cuchillero, quizás fuese por el temor de las leyes, pero lo cierto es que es difícil investigar sus orígenes".

El libro se inicia haciendo un recorrido cronológico de la cuchillería, desde mediados del siglo XVI cuando el autor sitúa el origen de la eclosión cuchillera en Albacete -si bien desvela que todavía esto es incierto-, hasta primeros del siglo XX, cuando en los años previos a la guerra civil los talleres se mecanizan por completo. Tras la cronología histórica, en la monografía se hace un estudio tipológico de todas las piezas, desde puñales a cuchillos, pasando por navajas, cuchillería de escritorio y conjuntos, para después hacer un censo de cientos de cuchilleros que han sido identificados en documentos antiguos.

La monografía incluye una amplia colección de fotografías. Sánchez Ferrer explicó que este libro, con respecto al que editó hace 20 años, marca la diferencia porque los investigadores han contado en este tiempo con el apoyo del Museo de la Cuchillería que, además de su labor divulgadora, ha propiciado que piezas de coleccionistas hayan salido a la luz. En su trabajo, además, Sánchez Ferrer ha contado con el apoyo del coleccionista Francisco Belmonte Alfar, que le ha ofrecido sus piezas para la investigación.

José Sánchez Ferrer indicó que este no puede ser el libro definitivo, pues siempre habrá nuevos documentos que arrojen luz, por ejemplo, sobre el origen de la cuchillería en Albacete como seña de identidad de la ciudad. "En la Edad Media había cuchilleros en todas las ciudades que eran autárquicas, pero hay un momento que hasta ahora situó en el siglo XVI, mediados o finales, cuando podríamos situar un aumento significativo de artesanos cuchilleros con respecto a otras ciudades", explicó.