scorecardresearch
José Manuel Patón

LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


¿Pegasus o la vieja del visillo?

04/05/2022

Tiene guasa que Sánchez para defenderse de las imputaciones de los separatistas sobre su espionaje haya sacado a la palestra que ha sido espiado con los mismos métodos que él espía. El espionaje es más antiguo que la tos, y todos los países espiamos. Nuestro CNI no tiene más remedio que espiar para saber determinadas intenciones de otros países para con nosotros, y por supuesto, la información tiene un peso de intercambio con otros países que tienen datos sobre nosotros y que si no fuera por el cambio de cromos nunca sabríamos. Los franceses dicen que el Rey de Marruecos espía a Macron; los beduinos dicen que los iraníes les espían; los argelinos espían a los marroquíes, al tiempo que todos son espiados por los rusos, los americanos y los israelíes. El país que no espía es porque no tiene pasta para montarse una KGB, una CIA, un MOSAD, u otras empresas estatales. La verdad es que está muy bien saber las intenciones de tu vecino antes de que realice una actuación, y sobre todo si es contra tu país, pero la cosa ya ha superado los límites del estado de derecho. Solo se puede espiar si un juez, a petición de un organismo público o privado, -Guardia Civil, policía, ejercito o incluso un particular querellante en un procedimiento penal-, lo autoriza. Oír las conversaciones de terceros sin estar autorizado por un juez está penado en el código penal, y por lo que veo poco, porque miedo, lo que se dice miedo a la pena de cárcel, no existe.
Si España ha comprado un Pegasus será para espiar a los demás y, a lo mejor, lo que ha pasado es que lo han probado entre ellos a ver si funcionaba. En el pecado llevamos la penitencia. Sánchez es un 'espabileitor', y seguro que él sabía que estábamos espiando a otros, pero lo que no sabía es que con las mismas le estaban espiando a él. El pobre Sánchez ha hecho un poco el ridículo, sacando a relucir lo que le han espiado a él para neutralizar lo que él ha espiado a los golpistas catalanes. Pero es como el GAL, siempre hay alguien intermedio a quien echar la culpa y por el que gracias a él, -sacrificado patriota normalmente funcionario al que luego se le remunera espléndidamente-, puede decir, yo no sabía nada.
Pues mire usted: si usted no sabía nada, peor, porque pone de relieve una incapacidad manifiesta para gobernar los servicios secretos del Estado, y más ahora que se lo van a poner a disposición de los que quieren destruir una nación como España. No hace falta ser muy listo para sacar como conclusión que todos los datos que obtengan los podemitas del CNI cuando entren los van a poner a disposición de sus íntimos amigos los etarras y los independentistas catalanes, porque el estalinismo es eso. Los independentistas catalanes no son estalinistas, pero con tal de pillar de los impuestos, como hacía Pujol, y de poner el cazo, son capaces de aliarse con el estalinismo más recalcitrante.
Total que para salir del apuro, Sánchez ha puesto en ridículo a nuestros servicios secretos. ¿No será mejor contratar a la del vieja del visillo?