scorecardresearch

La tormenta dejó un rastro de cosechas arrasadas a su paso por Aguas Nuevas

E.F.
-

El viento, la lluvia y el granizo destrozaron los cultivos de cebada, trigo y alfalfa a menos de 24 horas del inicio de la cosecha y con todas las máquinas dispuestas para entrar en las parcelas.

Los tallos del maíz no solo amanecieron tumbados, sino tronzados, retorcidos y congelados por dentro. - Foto: Rebeca Serna

Aguas Nuevas, zona cero. Ayer, los socios de las comunidades de regantes de Los Llanos y Príncipe de España debían acabar la puesta a punto de la maquinaria para cosechar el trigo, la cebada y la alfalfa. Pero ya les va dar lo mismo.

En la tarde del pasado martes,  como es sabido, una fuerte tormenta de lluvia, pedrisco y vientos horizontales pasó por Albacete, se llevó por delante el Jardín Botánico... y siguió hacia Aguas Nuevas, dejando los cultivos como auténticos campos de batalla.

Los herbáceos que estaban a punto para cosechar han perdido todas las espigas; la cebolla, que debía cosecharse en septiembre, se ha perdido por completo; el maíz, que le tocaba para octubre también se ha perdido. En definitiva, un año de trabajo que se ha ido a paseo en pocos minutos.

A la pérdida de las cosechas, hay que añadir los daños materiales, que se han cebado especialmente con el tendido eléctrico, tal y como detallaba ayer, al pie de los destrozos, el presidente de la comunidad de regantes Los Llanos, Juan Marcos García.

(Más información en la edición impresa)