scorecardresearch

La Ermita, lugar de devoción y feria

Redacción
-

Junto al templo de la Virgen de los Llanos se construyó en 1672 el convento de la Orden Descalza de San Francisco

Maqueta de la ermita de los Llanos y el convento adyacente. - Foto: J.C.M.

Según la tradición popular, la imagen de la Virgen de los Llanos fue encontrada por un labrador en el paraje de Los Llanos, en las cercanías de Albacete. Aunque otra hipótesis dice que la imagen se trasladó a Albacete por los soldados de Jaime II de Aragón  en 1296, comenzando el culto y veneración de la Virgen.?

Terminada la Reconquista, dice la tradición que un agricultor, labrando en el paraje de los Llanos, descubrió una pequeña efigie. Se sitúa este descubrimiento en el año 1447 por parte de Joaquín Sánchez Jiménez. El labrador comunicó el suceso a las autoridades eclesiásticas, que se trasladaron al paraje de los Llanos. La imagen comenzó rápidamente a recibir culto bajo la advocación de Santa María de los Llanos y, con este mismo título, se erigió después en el lugar del hallazgo «una ermita costeada con limosnas y donativos de todos los habitantes de la villa de Albacete y sus cercanías». En las décadas de los años 1620 y 1630 se edifica un templo mucho mayor en el lugar de la aparición, ampliándose con numerosas capillas. 

Junto al templo de la Virgen de los Llanos se construyó en 1672 el convento de la Orden Descalza de San Francisco.? A pesar de ello, la villa de Albacete mantendría el dominio sobre la imagen y sus pertenencias. El traslado de la Feria desde Albacete al paraje, por ser lugar de cruce de caminos, reportó notables beneficios a la comunidad religiosa. Durante el siglo XVIII continuaron las romerías entre los Llanos y Albacete. Después de diversos pleitos y roces entre la iglesia y el concejo municipal, la feria acabó por instalarse en la villa.

(Más información en la edición impresa o en la APP https://latribunadealbacete.promecal.es)