scorecardresearch

Isabel Asúnsolo: «El haiku es un poema muy vivo y activo»

A.D.
-

La copresidenta de la Asociación Francófona participó en el Museo Municipal de la Cuchillería en el recital 'El Kire, sobre la navaja de Albacete'

Isabel Asúnsolo, presidenta de la Asociación Francófona de Haiku. - Foto: J.M. Esparcia

El Museo Municipal de la Cuchillería acogió el recital El Rike: Recital de haiku japonés sobre la navaja de Albacete, con organización de la Asociación de la Gente del Haiku y la colaboración del Museo de la Cuchillería. El acto contó con la presencia e intervención de Isabel Asúnsolo y Eric Hellal, presidentes de la Asociación Francófona de Haiku. Isabel Asúnsolo comentó a La Tribuna de Albacete el momento que vive el haiku en su país.

¿Qué ámbito tiene su asociación internacional?

Es, como decías una asociación internacional de gente que escribe y practica haiku en francés, que cubre Francia, países del norte de Europa o Canadá. Somos unos 300 miembros y existe desde 2003.

¿Dónde tiene su sede?

Tiene sede en Beauvais, al norte de París.

¿También conoce el ambiente del haiku español?

Soy bilingüe, de padre español , madre francesa y escribo en las dos lenguas.

¿Tiene tanto auge en Francia como en nuestro país?

En Francia, digamos, se descubrió un poco antes, ya durante la Primera Guerra Mundial, con un autor que introdujo el haiku y en español ya escribía José Juan Tablada. En España efectivamente tiene una gran importancia y Albacete es el foco, el centro neurálgico del haiku.

¿Cómo conocieron ese centro albacetense?

A través de internet hubo contactos y desde 2011 viajes cruzados entre AGHA y nosotros. Se han creado unos lazos muy importantes y efectivamente, el haiku, poco a poco va conquistando a más gente, porque es un poema muy vivo y activo, que tiene un montón de virtudes. Este poema que viene de Japón, que no suele pasar de las 17 sílabas, en lenguas como el castellano, que son más largas que otras como inglés, es más difícil. Por ejemplo, primavera, son cuatro sílabas, mientras que en francés y japonés son dos y en ingles una. Como intentamos ser lo más cortos posibles, es más difícil en castellano, pero tampoco la sílaba es lo más importante.

¿Qué considera como más importante?

Lo más importante es captar algo vivido, presente, de la manera más sencilla posible y es la mejor manera de conectar con cualquier persona en el mundo. El haiku es un poema que sirve para crear lazos entre la gente.

¿Conocía nuestra navaja?

Claro que la conocía, es muy conocida en Francia y es un honor para nosotros venir a este Museo, porque el tema del cuchillo, curiosamente, tiene mucho que ver con el haiku, porque hay un elemento, kire, pausa, y es que los japoneses dicen que el haiku es como un cuchillazo en una calabaza, algo rápido, que se hace con decisión. Además, Eric y yo estamos muy contentos de haber sido invitados y leímos haikus en ambas lenguas.

¿Es su asociación muy activa?

Lo es. Organizamos talleres en diferentes ciudades francesas y de Canadá; luego hacemos un festival en octubre, en Quebec. También estamos presentes en la Feria del Libro de París, que se hace en marzo, y estaremos en el Mercado de la poesía de París, en junio y ahí contaremos con AGHA, e intentamos dar vitalidad a nuestro poema preferido y trabajar juntos con la Asociación de la Gente del Haiku en Albacete y con otras, europeas y japonesas. Me consta que AGHA tiene muchísima conexión con Japón, con la HIA, la Haiku International Association, y han estado trabajando mucho con su concurso.

¿Publican?

Una revista, cuatro veces al año, publicaciones y libros.