scorecardresearch

Consolidan las pinturas del Museo del Tambor de Tobarra

G.G.
-

Con el programa Edusi, que coordina la Diputación provincial de Albacete, se trabaja para consolidar los frescos de la antigua iglesia de la Purísima

Imagen de la planta del edificio del Museo del Tambor - Foto: G. G.

Con cargo a la Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado del Área Funcional de Hellín (Edusi), se están realizando trabajos de consolidación de las pinturas y frescos del siglo XVIII del antiguo edificio de la iglesia de la Purísima, actual Museo del Tambor. Las pinturas, que se encuentran en las paredes y el techo, fueron redescubiertas entre 1990 y 1993, cuando se procedió a restaurar el edificio por los alumnos y monitores de una Escuela Taller, subvencionada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Se encontraron «casi por casualidad, cuando se pretendía picar las paredes para arreglarlas y quitar la humedad de las mismas», según explicó en su día a La Tribuna de Albacete el alcalde de entonces, José Eduardo Martínez Izquierdo.

Andamios. Además de los trabajos de consolidación, también se realizan obras de accesibilidad de los aseos del edificio, con cargo al Edusi, aunque estuvieron paralizadas durante tiempo al no contemplarse en el proyecto, por parte de la Diputación, la contratación de andamios, que ha tenido que asumir el Ayuntamiento de Tobarra. Sobre los frescos y pinturas «redescubiertas» se ha publicado un amplio estudio, realizado por José Sánchez Ferrer en su libro Devoción y pintura popular en el primer tercio del XVIII: La ermita de la Purísima de Tobarra, editado por el Instituto de Estudios Albacetenses, en 2002. Afirma Sánchez Ferrer en la introducción de su libro que «el conjunto está muy mermado ya que, prácticamente, ha desaparecido la pintura de los muros por debajo de la línea de impostas que une los capiteles y, por ello, la de los retablos laterales que existían y la casi totalidad del retablo mayor. Solamente se conservan con amplitud considerable los cortinajes de las paredes del tercer tramo; en menor proporción, también son visibles en algunas zonas de las paredes del lado del evangelio de los tramos primero y segundo». Con el apoyo de los fondos de la Unión Europea y de la Diputación provincial de Albacete, gracias al proyecto Edusi, se pretende recuperar las pinturas que no se han perdido para que la visita al Museo del Tambor tenga un valor añadido. El mismo se creó en 1984, por iniciativa de José María Hurtado Ríos, con la donación de cuatro piezas de diversas partes del mundo (Costa de Marfil, México, Túnez y Baena), siendo inaugurado oficialmente el 26 de marzo de 1986 en su sede inicial de la calle Francisco Cano Fontecha, en las instalaciones anexas al Centro de Mayores, pasando en poco tiempo a su sede actual.