scorecardresearch

«En la enfermedad de Parkinson hay numerosos avances»

N.G.
-

«Tenemos menos armamento terapéutico en la enfermedad de Alzheimer»

Julia Vaamonde, integrante de la Academia de Medicina. - Foto: José Miguel Esparcia

La neuróloga Julia Vaamonde Gamo acaba de ingresar en la Academia de Medicina de Castilla-La Mancha tras tomar posesión recientemente en un acto que se celebró en el antiguo Ayuntamiento de la capital albacetense. Jefa del Servicio de Neurología del Hospital General Universitario de Ciudad Real se incorpora con la medalla número 9.

En su trayectoria, calificó como un reto apasionante el poder implicarse en el desarrollo de la Facultad de Medicina de Ciudad Real y, en la actualidad, destacó el trabajo que realiza con el resto de profesionales sanitarios, en colaboración con la dirección, para que el Hospital cuente con una Unidad de Ictus.

¿Qué supone para usted formar parte de la Academia de Medicina?

Es una distinción a una trayectoria profesional y es una distinción que agradezco muchísimo. Lo agradezco en mi nombre y en nombre del Servicio de Neurología del Hospital de Ciudad Real, porque ellos, de alguna manera, también son partícipes, ya que toda mi actividad profesional, asistencial, investigadora y docente se ha hecho en el marco de un trabajo en equipo. 

¿Qué le gustaría aportar al área de Ciencias Médicas de la Academia?

Tengo la visión de todo el campo de la Neurociencia, que es muy amplio y tiene muchas implicaciones a nivel no solo científico, sino también social, etc. Creo que es un campo muy importante con la prevalencia de las enfermedades neurológicas y, más en el campo al que me dedico yo, que son las enfermedades neurodegenerativas, con un impacto tremendo a todos los niveles. Tiene mucha proyección no solo a nivel asistencial, sino también investigador, docente y social. El poder participar en foros académicos, sociales y de promoción de la investigación sobre estas patologías, que son crónicas y suponen mucha limitación y dependencia para los pacientes y muchos problemas para las familias, abre un panorama a través de la Academia, un órgano al servicio de la sociedad y de los enfermos. Intentaré colaborar en la medida de mis posibilidades, en un trabajo coordinado con el resto de miembros académicos.

Desde su puesto abarca todo tipo de patologías, pero lleva investigando desde los años 80 la enfermedad de Parkinson.

Me he dedicado mucho a estudiar la enfermedad de Parkinson y los trastornos del movimiento. En los últimos años, también he dirigido algunas tesis doctorales sobre enfermedad de Alzheimer. Por eso digo que mi campo fundamentalmente son las enfermedades neurodegenerativas que tienen una prevalencia tremenda y, cada vez más, porque somos una población cada vez más envejecida, y el factor de riesgo fundamental para estas patologías es el envejecimiento.  

 

(Más información en edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete (https://latribunadealbacete.promecal.es)).