scorecardresearch

El Albacete Balompié celebrará su ascenso con la ciudad

Juan Carrizo
-

El club decidió dejar los actos para el lunes, cuando todos los aficionados desplazados hasta Riazor estuvieran ya de vuelta y, como en otras ocasiones, visitará a la Virge de los Llanos en la Catedral y saldrá al balcón del Ayuntamiento

Kike Márquez celebra con la afición el ascenso en Riazor. - Foto: Josema Moreno (Masquealba.com)

Cuando un equipo de fútbol sube no lo hace solo, con él va la ciudad a la que representa. El ascenso del Albacete llegó además un tanto inesperado. Son tantas las cosas que había en contra, que por mucha ilusión que hubiera se veía complicado poder derrotar al Deportivo en un Riazor abarrotado de seguidores gallegos. Pero el Alba lo hizo, cumplió el plan de partido de Rubén de la Barrera, lo hizo largo y poco a poco fue desnivelando la balanza hasta que el gol de Jordi Sánchez llevó al extasis a la afición manchega.

El equipo regresaba esa misma noche, aunque al hacerlo en un vuelo chárter no tuvo prisa. Sobre las tres y media de la madrugada aterrizaban en el Aeropuerto de Albacete. El club decidió no celebrar este ascenso el domingo, sino hacerlo el lunes, cuando todos los valientes que habían viajado hasta Riazor estuvieran ya de vuelta. No querían que esos aficionados se perdieran la celebración

Como en otras ocasiones, los jugadores saldrán en un autobús descapotable de la Ciudad Depotiva sobre las 20 horas y recorrerán la ciudad con el siguiente recorrido: Avenida de España, Plaza Benjamín Palencia, Calle Batalla del Salado, Calle Hermanos Falcó, Plaza de Alberto Mateos, Carretera de Valencia, Calle José Carvajal, Rotonda del Sol, Calle Buen Pastor, Calle Alcalde José María de Miguel, Avenida de la Estación, Paseo de la Libertad, Plaza del Altozano y Calle Martínez Villena.

La previsión es que sobre las 21 horas la expedición llegue a la Catedral,donde se ofrecerá el ascenso a la Patrona de la ciudad, la Virgen de los Llanos. Desde allí, la fiesta terminará en el Ayuntamiento, recibidos por el alcalde Emilio Sáez y toda la coorporación municipal. Desde el balcón de la Casa Consistorial los jugadores y la afición disfrutarán del final feliz a una temporada con baches, altibajos y hasta una 'encerrona' que no pudo parar el deseo del club y de la ciudad de regresar al fútbol profesional.