Detenido el histórico dirigente de ETA Josu Ternera

Agencias
-

La Policía francesa arresta a José Antonio Urruticoetxea Bengoetxea en el aparcamiento de un hospital de los Alpes franceses tras llevar 17 años en paradero desconocido y le traslada directamente a prisión para cumplir una condena de ocho años

Francia ordena la prisión provisional para Josu Ternera - Foto: ALFREDO ALDAI

El exjefe político de ETA José Antonio Urrutikoetxea Bengoechea, alias Josu Ternera, ha sido detenido este jueves en Francia, según ha confirmado fuentes de la lucha antiterrorista.
Ternera, de 69 años y que se encontraba en paradero desconocido desde 2002, ha sido arrestado en la localidad de Sallanches, en el departamento de Alta Saboya situado en los Alpes franceses, por agentes del Servicio de Inteligencia interior de la Policía francesa en colaboración con la Guardia Civil. El dirigente de la banda criminal fue capturado en el aparcamiento del hospital de Sallanches al que acudía por el seguimiento de su enfermedad.
En un comunicado, el Ministerio del Interior ha informado de esta detención practicada a primera hora de la mañana en virtud de una orden internacional de detención dictada por Interpol en 2002.
Fuentes judiciales en Francia han indicado que el terrorista ingresará directamente en una prisión francesa para cumplir ocho años de la condena que recibió en 2017 por su papel como miembro del aparato político de la banda terrorista, si bien tras ser detenido hoy ha sido hospitalizado después de pasar por un cuartel de la Gendarmería, según indicaron fuentes de la Fiscalía de París.
Josu Ternera, nacido en Miravalles (Vizcaya) el 24 de diciembre de 1950, residía, según señala Interior, cerca de la localidad de Saint Gervais les Bains, a escasa distancia de las fronteras entre Francia, Suiza e Italia, una zona muy concurrida para la práctica de deportes de invierno.
El etarra está considerado, al igual que José Ignacio de Juana Chaos, como uno de los históricos miembros de la banda huidos.
Vinculado con todos los intentos de negociación desarrollados por la banda terrorista, fue el protagonista del comunicado de mayo del pasado año en el que ETA anunció su disolución.
Precisamente, Interior asegura que los esfuerzos para localizar a Ternera se intensificaron a raíz de su participación en este comunicado el 3 de mayo de 2018 y que fueron muchas pistas seguidas para dar con su paradero.
Entre sus cuentas a saldar con la Justicia están el atentado del 11 de diciembre de 1987 de la casa cuartel de Zaragoza en el que murieron 11 personas -seis menores- y, más reciente, su procesamiento por crímenes de lesa humanidad.
Dos años después de asumir el papel de número uno de ETA, fue detenido en Bayona (Francia) en 1989 y condenado a 10 años de prisión por la Justicia francesa, que lo entregó a España en 1996.
La Audiencia Nacional lo mantuvo preso por el sumario de Sokoa hasta que el Supremo ordenó su puesta en libertad el 14 de enero de 2000 al entender que por esos hechos ya había sido juzgado y condenado en Francia.
Estando en prisión fue elegido diputado en el Parlamento vasco por Euskal Herritarrok (EH), incluso miembro de la comisión de Derechos Humanos de esa Cámara, y concejal en Ugao-Miravalles, su pueblo natal.

En los próximos días se le notificará que, al dictarse la sentencia en su ausencia, la legislación francesa le da la posibilidad de oponerse y pedir un nuevo juicio por esos hechos, que se refieren a su papel como miembro del aparato político de la banda entre 2011 y 2013, un periodo en el que Urrutikoetxea intentó infructuosamente negociar con el Gobierno español.

El parlamentario que nunca fue a declarar

El Tribunal Supremo (debido a su condición de parlamentario) lo citó a declarar en noviembre de 2002 por el atentado de ETA contra la casa cuartel de Zaragoza. La Fiscalía argumentó que "necesariamente" tomó la decisión de cometer ese atentado en el que murieron 11 personas.
No compareció en ninguna de las dos ocasiones en las que se le citó, de modo que el Supremo dictó orden de busca y captura internacional contra él. Permanecía desde entonces en paradero desconocido e incluido en la lista de más buscados de Interpol.
La dirección de ETA propuso a Ternera como negociador en las conversaciones de Argel en 1989 y en las de la tregua de 1998 pese a que en ambos casos estaba preso.
También se le atribuye un papel importante en el alto el fuego permanente de 2006 y en 2013 se le ubicó en Oslo, junto a David Pla e Iratxe Sorzabal -ambos detenidos-, buscando la mediación internacional hasta que fueron obligados a abandonar el país ante la falta de avances.
En el comunicado, el Ministerio del Interior asegura que la operación conjunta que mantiene abierta la policía francesa y la Guardia Civil representa la muestra del compromiso en la lucha contra el terrorismo y el resarcimiento de todas sus víctimas.
Interior concluye que los esfuerzos desarrollados por la Guardia Civil para la localización y detención de Josu Ternera se mantienen en la búsqueda de otros terroristas huidos de la acción de la Justicia, para lo cual se mantiene contactos con decenas de cuerpos policiales y servicios de inteligencia de terceros países.