scorecardresearch

La Iglesia celebra este domingo la Jornada sobre tráfico

Redacción
-

Esta iniciativa se fijó hace 54 años por San Cristóbal y coincide con los desplazamientos estivales

Aspecto que presentaban este viernes las principales carreteras próximas a la capital. - Foto: José Miguel Esparcia

Este  primer domingo del mes de  julio, día 3, la Iglesia en España celebra la Jornada de la responsabilidad en el tráfico. Una Jornada que se fijó, hace ya 54 años, próxima a la festividad del patrono de los conductores, San Cristóbal, el 10 de julio, y coincidiendo con el inicio de los desplazamientos masivos por las vacaciones de verano. «María se puso en camino» (Lc 1, 39) es el lema de este año.

Los obispos de la Subcomisión Episcopal para las Migraciones y Movilidad humana, en su mensaje para este año, ponen a María como modelo de servicio y de ayuda a los demás. Igual que María se puso en camino para visitar a su prima Santa Isabel, embarazada de seis meses, para prestarle su ayuda, «todos los días -señalan- hay millones de conductores, hombres y mujeres, que cogen su vehículo o transporte público, y se ponen en camino para acudir al trabajo, hacer gestiones, visitar enfermos, familiares y amigos o, sencillamente, pasar con la familia unos días de descanso. Hay mucha gente buena que, como María, se pone en camino para ayudar a los demás en sus casas u hospitales, aún a costa de grandes sacrificios». Hay, incluso, quienes se paran a socorrer a otros cuando en la carretera han sufrido un accidente de tráfico. «Me alegra saber –nos dice el Papa Francisco- que desde el Departamento de Pastoral de la Carretera estén promoviendo un ejercicio ciudadano capaz de incentivar la cultura del cuidado» (carta del papa Francisco el 14 de octubre de 2021 al Departamento de Pastoral de la Carretera)».

Una llamada a la responsabilidad de los conductores porque el riesgo cero no existe.En este mensaje para la Jornada de la responsabilidad en el Tráfico los obispos advierten que «desgraciadamente, en nuestro siglo XXI, con permiso de conducir por puntos y elevadas sanciones, con buenas carreteras y vehículos con tecnología de última generación, el riesgo cero, cada vez que nos subimos a un vehículo, no existe». 

Por eso, puntualizan, «hemos de respetar y cumplir fielmente las normas del código de circulación» que por cierto terminan de ser modificadas y aprobadas.

san cristóbal. Además, llaman la atención de los conductores «para que entre todos hagamos realidad lo que aún hoy sigue pareciendo una utopía: cero accidentes mortales en nuestras calles y carreteras». Para ello, apelan a la conciencia y a las enseñanzas evangélicas «de hacer el bien a todos, hasta el punto de amar al prójimo como a uno mismo». 

Porque la carretera «no debe ser únicamente un lugar de ir y de venir, sino también un lugar de vivir la fe, de encuentro, de diálogo, de disfrute, de convivencia, de oración…». En la carretera, «el conductor asume una serie de obligaciones y responsabilidades cada vez que se pone en camino».

En este Jornada están especialmente presentes los problemas de los transportistas y otros profesionales de la carretera que, además, este año, se enfrentan a la subida de los precios de los combustibles y del mantenimiento de sus vehículos «que disminuye su poder adquisitivo tan necesario para mantener su empresa y sacar adelante a la familia».

Además «la huelga que muchos de los transportistas hicieron el pasado mes de marzo sirvió para que la sociedad tomara conciencia de este grave problema, pero, desgraciadamente, no se le dio una adecuada solución. Ignorar el problema no significa, en absoluto, que no exista».

Pero a pesar de las dificultades invitan a compartir la fiesta de San Cristóbal, interrumpida por la pandemia, como un momento para «compartir juntos un aperitivo o almuerzo con la familia y los amigos en fraterna y gozosa armonía. Os animamos a que este año hagáis un esfuerzo por recuperar las tradiciones locales en honor de San Cristóbal y volver a lo esencial: procesión festiva por el casco urbano con el santo montado en un vehículo, participación en la santa misa y en la bendición de los vehículos. Animamos, según las circunstancias lo permitan, a compartir juntos un aperitivo o almuerzo con la familia y los amigos en fraterna y gozosa armonía».

También los obispos en su mensaje indican «el vehículo no es una capilla, pero sí podemos rezar y llevar visiblemente la imagen de Jesús, de la Virgen de la Prudencia u otra advocación, y la de San Cristóbal, nuestro patrono, para que le pidamos, como dice la oración a la Virgen: ayúdame a conducir con responsabilidad y en las debidas condiciones, no por temor a la multa, sino por amor a Dios y respeto a mi prójimo» (oración a la Virgen de la Prudencia, CEE 2021). Con mucha frecuencia vemos que del espejo retrovisor interior del vehículo cuelga un santo rosario, cuya sola presencia nos invita a la oración».

«A la Virgen Santísima de la Prudencia y a San Cristóbal, elevamos nuestras súplicas y oraciones, para que os acompañen y guíen a todos los transportistas y conductores y cada día lleguéis felizmente a vuestro destino», termina diciendo el escrito.