scorecardresearch

"Países como Finlandia o Polonia quieren entrar en el TLP"

Josechu Guillamón
-

El nuevo coronel jefe del Programa de Liderazgo Táctico (TLP) de la OTAN, con sede en la Base Aérea, Luis Alberto Martínez, habla de las buenas instalaciones que se ha encontrado, así como de un personal motivado

Luis Alberto Martínez, nuevo coronel jefe del TLP. - Foto: Rubén Serrallé

Luis Alberto Martínez Ruiz tuvo su primer destino como teniente en 1993 en el Ala 15, en la Base Aérea de Zaragoza. Como piloto de EF18, estuvo en numerosos relevos del destacamento Ícaro en Aviano (Italia), con motivo de las operaciones en el marco de la antigua Yugoslavia, acumulando más de 100 misiones en este escenario. En julio de 2004 asciende a comandante, se traslada a Madrid y pasa destinado a la División de Operaciones del Estado Mayor del Aire. En 2006, pasa al Mando Aéreo de Combate en la Base Aérea de Torrejón. También ha trabajado como especialista de la  Agencia Netma de la OTAN (Munich, Alemania), encargada de la gestión y desarrollo del Programa Eurofighter. También ha desempeñado el Mando de jefe de Escuadrón y jefe de Grupo en el Ala 12 de la Base Aérea de Torrejón. En 2012 ascendió a teniente coronel. En 2016  pasa destinado al Gabinete Técnico del Secretario de Estado de Defensa como Consejero Técnico. En 2019, coincidiendo con su ascenso a coronel, presta sus servicios en la Agencia Netma, como jefe del Órgano de Dirección hasta el 14 de julio de 2022, fecha en la que se convirtió en el coronel jefe del Programa de Liderazgo Táctico (TLP) de la OTAN, que tiene su sede en la Base Aérea de Los Llanos.

¿Cómo ha encontrado el TLP a su llegada?

El TLP lo he encontrado con unas buenas instalaciones, modernas y preparadas para desarrollar la misión y, lo más importante, es que el personal se encuentra motivado, consciente de la importancia que tiene el TLP no sólo para el Ejército del Aire, sino para las 10 naciones que forman parte del Programa. No hace falta decir que, especialmente hoy en día, la preparación de las tripulaciones y su capacidad de liderazgo es cada vez más importante, aunque siempre lo ha sido en estos 44 años de historia, pero hoy más que nunca, todos los que participamos en este programa, somos conscientes de que tenemos que tener las mejores tripulaciones. Por eso me ha gustado que el personal sea consciente de la importancia de nuestra misión. Por otro lado, me ha gustado ver el gran ambiente que hay de camaradería, de compañerismo, entre todos los participantes de estas unidades.

Uno de sus retos más próximos es el de enfrentarse al curso de vuelo que tendrá lugar en septiembre, que está previsto que sea el más numeroso  de la historia del TLP.

Todos estábamos esperando que llegara el curso de septiembre, por ese reto de, por una parte, recibir a los aviones de quinta generación que van a participar por primera vez en un curso, los F35 americanos. También teníamos la preocupación del gran número de participantes que estaba previsto que existiera. Por diversos motivos, algunas naciones han tenido que reducir el número de participantes y no vamos a tener la participación tan grande, que inicialmente estaba prevista. Concretamente, en el curso de septiembre, los participantes se han limitado por la defensa aérea de los países limítrofes de Ucrania. El día a día, les lleva a tener que priorizar esos despliegues en esos países limítrofes y no poder atender como quisieran las intenciones iniciales de cubrir los slots (plazas) del curso del TLP. Es un difícil equilibrio. Eso ha llevado a que el número de participantes sea el normal.

En cualquier caso, se mantiene el gran reto de acoger a los aviones de quinta generación.

El principal reto del curso de septiembre es acoger por primera vez a los F35 americanos, que sea un éxito el curso, que seamos capaces de interoperar aviones de cuarta y quinta generación y que sea el primer paso para que vengan en el futuro no sólo aviones de quinta generación americanos, sino de otras naciones.

¿Cuántos aviones van a venir de quinta generación?

Van a venir seis aviones norteamericanos de quinta generación, acompañados de un importante despliegue de personal. Esa es otra de las diferencias que tenemos entre los aviones de cuarta y quinta generación, que los aviones de quinta generación necesitan un gran apoyo de personal y de medios. La Base está perfectamente preparada para acogerlos. La Fuerza Aérea norteamericana en 2019 certificó la Base de Albacete como preparada para el despliegue de sus aviones, además acaba de pasar por aquí personal del escuadrón y lo han confirmado, han revisado nuestras instalaciones y están más que satisfechos y listos para venir y así me lo han transmitido. 

Vendrán menos participantes, pero ¿cuántos serán?

El número de pilotos que vamos a recibir es el estándar, el deseable, que al final va a estar en los 24 pilotos. 

Vienen 24 pilotos pero además de sus aviones vendrán otros de apoyo y los que hacen de enemigos, ¿cuántos aparatos está previsto que vengan en el curso de septiembre?

El número de participantes en cuanto a aviones estará en torno a 46, contando aviones de apoyo y del bando oponente o Red Force. Los aviones dedicados exclusivamente al curso estarán en torno a los 39. Algunas naciones suelen desplegar algún avión que pudiera operar, en caso de que fallara uno de los titulares, por ese motivo están un poco dimensionados algunos destacamentos, pero ese es el número que suele ser normal. La parte buena de esa reducción de último momento es que podemos alojar dentro de la Base aviones grandes como el Awacs, para el que llegamos a considerar otras ubicaciones.

(Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete: (https://latribunadealbacete.promecal.es))