scorecardresearch

Rusia estrecha el cerco en el Donbás

EFE
-

Ucrania pone todas sus esperanzas en la llegada del nuevo armamento moderno prometido por Estados Unidos y confía en que el suministro pueda marcar un antes y un después en el conflicto

Rusia estrecha el cerco en el Donbás - Foto: ALEXANDER ERMOCHENKO

Ucrania espera que la llegada de armas occidentales de mayor alcance y precisión modifique la situación en el frente, especialmente complicada en la región de Lugansk, donde Kiev controla apenas el 5 % y difícil en la vecina Donetsk, donde Rusia se prepara para retomar la ofensiva sobre el bastión ucraniano de Sloviansk.

"El Ejército ruso ha destruido casi todo el Donbás. El que fuese otrora uno de los centros industriales más potentes de Europa, está devastado", dijo este jueves el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en un mensaje virtual al Parlamento de Luxemburgo.

A día de hoy, según Zelenski, Rusia controla aproximadamente el 20 % del territorio de Ucrania y sus tropas han entrado en 3.620 localidades del país, aunque más de un millar fueron reconquistadas luego por el Ejército ucraniano.

 

Kiev confía en las armas occidentales

Ucrania ha puesto ahora todas las esperanzas en la llegada de nuevo armamento moderno prometido por Estados Unidos y que aparte de misiles de largo alcance podría incluir drones de combate MQ-1C Gray Eagle.

Washington aseguró a su vez tener la promesa y "garantías" por parte de Ucrania de que no utilizará las armas que le ha enviado para atacar territorio ruso y que solo hará uso de ellos con fines defensivos.

Sin embargo, esas promesas no convencen a Moscú, que acusó al Ejército ucraniano de preparar ataques contra territorio ruso con las lanzaderas de cohetes que serán suministradas próximamente por Estados Unidos.

Según afirmó este jueves el Kremlin, el escenario sería "absolutamente indeseable y desagradable" si los equipos enviados por Washington se intentan usar contra objetivos en territorio ruso.

A la vez, desde la Presidencia rusa advirtieron de que no van a cambiar los objetivos de la campaña militar en Ucrania, pese al aumento de la ayuda a Kiev.

"Semejante suministro de armamento cada vez más moderno a Ucrania no cambia los parámetros de la operación militar especial. En cualquier caso, sus objetivos serán alcanzados", dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Mientras, para Kiev, el suministro de armas puede marcar un antes y un después en el conflicto.

Zelenski aseguró este jueves en una intervención telemática en el foro GLOBSEX, con sede en Bratislava, que hay "potencial para un punto de inflexión" en el conflicto.

Mientras, el asesor presidencial Oleksiy Arestovych aseguró que los misiles de largo alcance de EEUU son capaces de "cambiar de forma radical" el rumbo de los combates.

"Puede cambiar de forma radical las reglas de juego en los principales frentes", dijo, citado por la agencia UNIAN, y agregó que Kiev con ese armamento podrá disparar contra sistemas de lanzacohetes rusos nada más ocupar estas sus posiciones.

"Así no podrán acumular recursos para enviarlos luego a combate", señaló.

 

Objetivo, cruzar Séverski Donets

A punto de cumplirse los 100 días de la ofensiva lanzada por Moscú, las tropas rusas estrechan cada vez más el cerco en el este ucraniano, que se ha convertido en el principal objetivo de los rusos tras fracasar los intentos de derrocar al Gobierno de Kiev y verse obligado a replegarse de la capital.

Según la inteligencia británica, el principal escollo para el avance de las tropas rusas en el Donbás ahora es el río Séverski Donets, que los rusos ya intentaron cruzar sin éxito a comienzos de mayo.

De acuerdo con Londres, si el Ejército ruso lo logra en esta ocasión, podrá afianzar su control sobre toda la región de Lugansk y trasladar las fuerzas a la vecina Donetsk.

Precisamente en Sloviansk, en la región de Donetsk y que fue el corazón de la sublevación prorrusa en el Donbás en 2014, comienza a notarse la inminencia de la ofensiva rusa.

El alcalde de la urbe, Vadym Lyakh, escribió hoy en Facebook que los vecinos de la localidad se habían quedado sin electricidad debido a un ataque aéreo que dañó las líneas de suministro eléctrico y volvió a llamar a los ciudadanos a que abandonen la ciudad, mientras existe esa posibilidad.

 

Severodonetsk resiste

A unos 80 kilómetros al este de Sloviansk, en Severodonetsk (Lugansk), las tropas rusas mantuvieron hoy su ofensiva con distintas operaciones de asalto, según el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania.

"El enemigo está realizando operaciones de asalto" con el apoyo de fuego de mortero en Severodonetsk y en localidades cercanas como Bobrove y Ustynivka, señala el parte de este jueves.

Según el gobernador de Lugansk, Serhiy Gaidai, Severodonetsk, clave para el control de la región, está ocupada en un 80% por las tropas rusas.

A pesar de ello, "los combates callejeros continúan" y "en algunas calles los defensores (de Ucrania) han tenido éxito y han efectuado contraataques", aseguró en Telegram.

Gaidai afirmó que la situación es estable dentro de la gravedad y que las tropas ucranianas habían logrado expulsar a los rusos de algunas calles controladas por sus fuerzas.

A su vez, el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW) destacó en un informe que las contraofensivas locales de las fuerzas ucranianas, como algunas que efectuaron en el sur del país, controlado parcialmente por las tropas de Moscú, tomaron por sorpresa al Ejército ruso, concentrado ahora en la toma de Severodonetsk.