«Evolucionamos hacia nuevas formas de vulnerabilidad»

E. Real Jiménez
-

«Este verano ha habido un aumento en la llegada de temporeros con respecto a otros años»

Imagen del presidente de la Asamblea Local de Cruz Roja, Francisco Pérez. - Foto: Rubén Serrallé

La Asamblea Local de Cruz Roja Albacete mantiene  a Francisco Pérez del Campo como presidente por otros cuatro años. Acaba de culminar, hace escasamente dos semanas, el proceso electoral, ha sido nombrado en el cargo nuevamente por el presidente provincial, Eloy Ortiz, y arranca un nuevo periodo con muchos retos y trabajo por delante.
Ha dado un nuevo paso al frente, ¿con qué proyectos e ideas lo hace?
Tenemos muchos, porque es una labor de muchas personas. Algunas que quedaron por hacer en el anterior periodo y otras nuevas, sobre todo, tener en el centro de nuestra actuación a las personas. Es un mandato que ha salido de la IX Asamblea. 
Hay que actuar hacia nuevos retos, estamos evolucionando hacia nuevas formas de vulnerabilidad. La soledad de las personas mayores es una de ellas, y Cruz Roja se está preparando para proporcionar una mejor atención, pero son muchas más. 
¿El tema del empleo es otro reto?
Otro de los fundamentales, sin lugar a dudas. El Plan de Empleo de Cruz Roja empezó a funcionar en 2001, llevamos ya 18 años, con técnicos y voluntarios extremadamente preparados. Además de realizar las entrevistas iniciales, detectan los perfiles y los encauzan en los itinerarios formativos. Hay técnicos y voluntarios dedicados exclusivamente a contactar con las empresas, a hablarles de nuestro Plan de Empleo, a facilitarles los perfiles que necesitan, fruto de la selección previa que hacemos.
Lo renuevan ahora, pero el proceso arrancó hace meses, ¿lleva tiempo culminarlo, no?
Es que el proceso electoral en Cruz Roja es largo. Arrancó en diciembre, se convocaron elecciones, donde los voluntarios y socios de Cruz Roja son electores y elegibles. Lo primero es conformar los Comités Locales, y en ese tiempo los presidentes quedamos en funciones.
Paralelamente se convoca la Asamblea General, para elegir al presidente nacional, que fue en abril y sigue Javier Senen, y a partir de ahí sigue el proceso de arriba a abajo, con los presidentes regionales, provinciales y, al final, los locales.
¿Por qué decide continuar?
Desde luego, la responsabilidad no es pequeña, pero me place estar aquí. Es también un reconocimiento social, aunque quiero destacar que los órganos de gobierno de Cruz Roja somos voluntarios. Tenemos el uso de un despacho, un teléfono institucional y nada más.
Soy voluntario de empleo y de vulnerabilidad y, aunque sigo como tal, he tenido que dejar de hacer algunos turnos para atender esta responsabilidad. Lo he hecho con responsabilidad y con la intención de impulsar algunas iniciativas. Quiero reactivar más el voluntariado, que es una pieza clave en esta institución.
¿Y cómo lo haría?¿A través de alguna campaña concreta?
Sí, probablemente a través de más campañas, aunque no generalistas. Tengo idea de contactar con nichos de voluntariados, como puede ser los Colegios Profesionales de Trabajadores Sociales o de Psicólogos. Tenemos contacto con la UCLM, aunque hay que reactivarlo porque fue hace año y medio, con la UNED...
Uno de mis retos para este periodo es que Cruz Roja Albacete esté presente en todos los ámbitos de la sociedad albaceteña, y tener contacto y relaciones con todas las instituciones locales.
También me gustaría abrir un proyecto de voluntariado, que ya funciona en otras asambleas locales, con la prisión provincial, por ejemplo, un club de lectura para presos. Ahora mismo no tenemos ningún proyecto en el centro, sí recibimos a presos que realizan trabajos en beneficio de la comunidad. 
Es un reto que me propuse en el anterior periodo y no conseguí, con lo que ahora es un deber.
Otra intención que tengo es abrir otro proyecto, también con voluntarios, que puedan compartir su tiempo con niños hospitalizados. Estamos abiertos, de hecho, a colaborar con otras asociaciones.