Los sindicatos exigen mano dura contra la siniestralidad

C.S.Rubio
-

UGT y CCOO indican la necesidad de ser más contundentes a la hora de sancionar las negligencias o falta de medidas seguridad. También insisten en seguir trabajando en concienciación, para evitar que los planes de prevención se queden en el cajón

Los sindicatos exigen mano dura contra la siniestralidad - Foto: Area García Rodriguez


La siniestralidad laboral es, a día de hoy, un problema de primer orden en Castilla-La Mancha. Los datos hablan por sí solos: los accidentes laborales han crecido en más de un 7% en el último año, según datos de Ministerio de Trabajo, y en lo que va de 2020 ya ha se han registrado 4 víctimas mortales en la región, tal y como confirmaba hace unos días la  Consejería de Economía. Es más, Castilla-La Mancha es la segunda comunidad con más siniestralidad de España y Guadalajara es desde 2010 la provincia con más accidentes del país.
Datos que llevan a los sindicatos  a exigir una mayor contundencia contra las empresas incumplidoras de la ley de prevención de riesgos. Y es que, como apunta Raquel Payo, de CCOO, endurecer el  régimen sancionador sería una solución efectiva para atajar este problema en aquellas empresas que se  despreocupan de cumplir y hacer cumplir las normas en materia de seguridad laboral. Opinión compartida por Justo Buendía, de UGT. Sin obviar otras posibles medidas, como la exclusión de estas empresas incumplidoras de los concursos públicos, según señalan.
Durante 2018, la Inspección de Trabajo, dependiente del Ministerio de Trabajo, propuso algo más de 2,1 millones de euros en multas en la región. Sin embargo, según apuntan los sindicatos, son muchas las empresas que se ‘salvan’ de estas sanciones. Para Buendía, no es lógico que un accidente grave o mortal se quede muchas veces en un simple «apercibimiento». La inspección «debería sancionarse directamente», especialmente cuando se detectan negligencias, señala.
Desde UGT, además, se alerta de que la precariedad laboral está directamente relacionada con estos datos. Y es que, desde la reforma laboral de 2012, los accidentes de trabajo con baja en jornada crecieron un 18,5% en España.
Valoraciones sindicales que no comparte  la patronal. Para su presidente, Ángel Nicolás, «se hacen las inspecciones adecuadas y las sanciones son importantes, a pesar de que los sindicatos se quejan alguna vez». En este sentido, « estamos más por la vía de enseñar, de decir esto lo tienes mal y procura hacer esto para mejorar tu sistema de prevención, de estar pendientes y de insistir».
Una apuesta esta última, la de la promoción de la cultura preventiva en los centros de trabajo, en la que convergen tanto la patronal como la  UGT y CCOO. Especialmente en sectores como altas tasas de siniestralidad, como la construcción y, en los últimos tiempos, la logística, especialmente en Toledo y Guadalajara.
Campañas de prevención que son muy difíciles de medir a la hora de hacer balances, como reconoce CCOO, pero que «están siendo muy positivas», según insiste. Y lo argumenta tomando el ejemplo de las campañas de prevención de la Dirección General del Tráfico: «ya nadie se monta en el coche sin ponerse el cinturón».
Precisamente, el Gobierno regional quiere dar este año un mayor impulso a la difusión de esta cultura preventiva, dentro del Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales 2017-2021, según explica a La Tribuna la viceconsejera de Empleo, Nuria Chust.
Y también se quiere incrementar las visitas preventivas a empresas. En concreto, un 11%, hasta superar las 3.000. Visitas que, cabe recordar aquí, son meramente preventivas, ajenas a la labor de la Inspección de Trabajo del Ministerio, que es quien tiene la competencia sancionadora.
Con todo, desde la Junta se apuesta por ver el vaso medio lleno. Y es que, si bien los datos absolutos han subido en 2019, el índice de incidencia de la siniestralidad (accidentes por cada 100.000 trabajadores) ha caído tres décimas, según explica Chust. Teniendo en cuenta, además, que la afiliación ha subido un 21%.