Cabañero:«Hemos triplicado fondos de otras administraciones»

A.G
-

Aprobado ya el primer Presupuesto de su segundo mandato al frente de la Diputación, el presidente de la Corporación provincial reivindica la autonomía de la administración local y la necesidad de políticas transversales contra la despoblación

Santiago Cabañero, presidente de la Diputación de Albacete. - Foto: Rubén Serrallé

El Pleno de la Diputación Provincial aprobó la pasada semana el Presupuesto para 2020, el primero de este mandato y  quinto con Santiago Cabañero como presidente. El máximo dirigente del ayuntamiento de ayuntamientos remarca el carácter social de las cuentas y su utilidad para abordar el reto demográfico.
Este es el quinto presupuesto consecutivo que se aprueba con el apoyo de Unidas Podemos-IU (antes Ganemos-IU), ¿cómo es la colaboración con sus representantes?
Ya agradecí públicamente su apoyo y lo haré siempre que se me pregunte, no solo porque haya un acuerdo de investidura y buena relación, sino también por las renuncias que se hicieron para apoyar estas cuentas. Creo que Nacho Díaz tuvo una gran coherencia y altura de miras y apoyó los presupuestos porque pensó que, de los posibles, eran los mejores para la provincia, independientemente de que a su partido le hubiera podido venir mejor otra cosa.
En cuanto a los dos otros dos grupos de la oposición, ¿qué opinión le merece su voto en contra?
Con Ciudadanos nos habíamos sentado a hablar y llegado a acuerdos, pero ocurrió algo que  imagino que sorprendió a la ciudadanía. Cuando se presenta un proyecto de presupuestos y a un grupo político se le aceptan todas sus enmiendas, sorprende que no los apoye, pero como  dijeron, es que sus jefes de Madrid no les dejaron apoyarlo. Yo creo que en política estamos para hacer justamente lo contrario y la nueva política parecía que iba a ir por otros derroteros cuando nos la contaban.
A mí me apena que tenga más peso la decisión de Madrid de no estar en una foto con Unidas Podemos, por si te puede perjudicar en las elecciones vascas o gallegas, que sacar adelante unos presupuestos que has reconocido que son buenos para la provincia. Yo soy el secretario general del PSOE en la provincia y a mi no me duelen prendas en hacerme una foto con el Partido Popular si eso va a ser bueno para mi provincia, ya que mi principal obligación es velar por los intereses de sus ciudadanos. Al menos, agradezco su sinceridad y que no pusieran ninguna excusa.
También aceptamos enmiendas del Partido Popular y creo que su intervención fue bastante coherente, en el sentido de reconocer que si hubieran tenido que hacer estos presupuestos, tampoco habrían podido incluir un Plan de Obras y Servicios (POS), cuando hasta habían dado ruedas de prensa diciendo que los presupuestos eran malos porque no tenían POS. Reconocieron también que las cuentas son las que son y que las administraciones locales estamos limitadas por la ley de estabilidad presupuestaria.
Destacó la coordinación del equipo de Gobierno, ¿cómo ha sido su trabajo para elaborar las cuentas?
Debo felicitarles, porque han elaborado unos presupuestos muy trabajados y realistas. Fran Valera, el vicepresidente económico, los ha coordinado de una forma magistral, se ha reunido con todos los diputados y diputadas y cada uno de ellos ha tenido la generosidad de hacer renuncias. Cada uno queremos lo mejor para nuestra área, pero a veces han tenido que priorizar entre lo que es necesario y lo que es urgente. Han sabido hacerlo con buen tono.
El vicepresidente también negoció con el resto de grupos y probablemente por ese buen ambiente en las relaciones, el otro día vimos un Pleno con un tono cordial, pese a que evidentemente hubo discrepancias y posturas diferentes en lo político.      
En el análisis de las cuentas, mencionó que aproximadamente un 30% se destinan a políticas sociales y de apoyo a ayuntamientos, ¿podría desgranar las líneas fundamentales de esas acciones?
Hablamos de unos presupuestos muy sociales porque una gran parte va destinada a empleo y especialmente al de aquellas personas que peor lo pasan. Son más de 4,5 millones de euros destinados al plan de empleo, con el que llegamos a 1.800 personas o unidades familiares que a lo mejor no han tenido otro ingreso u otro trabajo en mucho tiempo. 
No podemos mirar a otro lado y además hemos querido hacer que sea a través de contratos de seis meses para que después puedan acceder a una prestación o subsidio y que ese dinero inicial que ponemos la Junta, la Diputación y los ayuntamientos retorne después, si son necesarias, a través de prestaciones del Gobierno de España.
También hemos querido destinar más de 4,5 millones de euros en este ejercicio a la formación, a través del Dipualba Protege y el programa Poefe, con una inversión total que superará los 10 millones, destinados a mejorar la empleabilidad de personas que estén en situación de vulnerabilidad por cualquier causa. 
Por eso, a mí me chocaba que el PP vendiera con todo el poder mediático que demandaban unos 150.000 euros para formación en tres áreas determinadas, cuando los presupuestos ya recogen esos millones  para formación en áreas como agricultura ecológica, elaboración de vinos o el sector del turismo. En definitiva, un plan muchísimo más ambicioso para sectores que nos preocupan y que queremos contribuir a mejorar.
Por otro lado, destinamos más de cinco millones a convenios con colectivos sociosanitarios y de otra índole, una larga lista de entidades que hacen un trabajazo y con los que queremos seguir colaborando, y continuamos con las ayudas al transporte escolar, porque queremos que los niños que viven en un municipio sin instituto no tengan que afrontar un gasto extraordinario para asistir.
¿Qué actuaciones se contemplan en materia de desarrollo sostenible, una de las prioridades señaladas por el equipo de Gobierno?
Destaca esa gran partida, de más de seis millones de euros, que vamos a destinar a nuestros ayuntamientos para que afronten la transición energética. Podrán hacer mejoras para una mayor eficiencia en sus edificios públicos o suministrar la energía a través de energías renovables y también estamos elaborando una red de puntos de recarga para vehículos eléctricos en toda la provincia.  
Además, hemos querido hacer una discriminación positiva para los municipios más pequeños, a los que la Diputación va a pagar más de la mitad del 20% que tienen que asumir en estos proyectos con el objetivo de que ninguno se quede fuera.
¿Esa transición energética es también una buena vía de oportunidades de futuro para el medio rural?
Claro. El reto demográfico hay que afrontarlo de manera transversal y a través de diversas iniciativas.
Por ejemplo, también podríamos hablar de los 3,5 millones de euros destinados al Consorcio de Servicios Sociales para ayudar a que nuestros mayores y personas dependientes puedan seguir viviendo en sus pueblos y les facilitemos una buena ayuda y comida a domicilio, al mismo tiempo que estamos creando empleo al financiar la contratación de esos trabajadores.    
En cuanto a la transición energética, por supuesto que es una gran oportunidad y nuestros ayuntamientos van a poder ser más eficientes en el gasto y destinar el dinero que ahorren a otras cosas.
También es crucial el aprovechamiento de las energías renovables. Esta provincia ha sido líder en producción de energía eólica y solar y, aunque es cierto que esa apuesta que se paralizó un poco por el cambio normativo del Gobierno de Rajoy, tenemos que volver a ese futuro. 
Considero esas acciones muy importantes y, sabiendo que nuestros recursos son limitados, hemos ido a buscarlos a otras administraciones. De hecho, en el último periodo de cinco años y con respecto a los cinco años anteriores, hemos triplicado la atracción de fondos de otras administraciones para destinarlos a ayuntamientos. 

(Más información en edición impresa)