La Audiencia rechaza excarcelar a la pareja de Caudete

M.O
-

Los magistrados aluden a la gravedad de los hechos para mantener en la cárcel a los padres procesados

La Audiencia rechaza excarcelar a la pareja de Caudete - Foto: Rubén Serrallé

La Audiencia Provincial de Albacete da el visto bueno a que la pareja residente en el municipio de Caudete, procesada por la posible muerte violenta de sus hijos, continúe en prisión de manera cautelar mientras dura la instrucción judicial del caso, considerado provisionalmente un delito de homicidio y lesiones. El caso que avanzó La Tribuna a principios de agosto y del que después se han hecho eco diferentes medios nacionales sigue en fase de investigación, pero el auto que rechaza el recuso de apelación sobre la decisión de tener en la cárcel a los padres de los niños aporta nueva información a los indicios que por ahora existen. El auto, firmado a finales de agosto, responde al recurso que presentó el padre de los menores fallecidos, contra la prisión provisional. Los magistrados de la Audiencia Provincial avalan que sigan en la cárcel por ahora.
El auto concluye que tanto la madre como el padre de los menores, fallecidos a los pocos meses de vida con un año y medio de diferencia, deben seguir en la cárcel por «la entidad de los hechos y gravedad de los delitos imputados». El primer hijo de la pareja falleció el 23 de enero de 2018, tes días después de ser atendido en Urgencias, a causa de un «traumatismo cráneoencefálico a nivel occipital izquierdo». Su origen se considera por ahora violento, «por trauma directo en la zona con un objeto contundente o por un golpe de cabeza contra una superficie dura». Dice el auto que rechaza la puesta en libertad que, además del traumatismo craneal, en un TAC de columna que se le hizo al bebé aparecieron «dos fracturas» con «evolución de semanas». 
EL SEGUNDO CASO. En el caso del segundo hijo de la pareja, fallecido el 29 de junio de este año, el informe de autopsia habla de «numerosas lesiones externas e internas». Las externas son «varios hematomas localizadas en diferentes zonas del cuerpo». Las lesiones internas fueron «callos de fractura que se corresponden con fracturas antiguas a diferentes niveles», en parrilla costal izquierda y parrilla costal derecha , y fracturas  de un traumatismo torácico que fue la causa de la muerte del segundo hijo de la pareja. Dicen los magistrados que las lesiones antiguas que presentaban ambos menores «resultan más complicadas de centrar en el tiempo», pero dada su etiología «traumática», configuran, junto a las lesiones que provocaron la muerte de los menores «una base indiciaria suficientemente sólida para considerar que los menores fueron manejados con excesiva brusquedad, sufrieron alguna caída o fueron golpeados con o contra algo». 
En esta fase de la investigación y sin perjuicio del resultado de las diligencias pendientes de practicar, tales hechos «podrían ser constitutivos de dos delitos de asesinato o de homicidio, además de maltrato habitual en el ámbito familiar y delitos de lesiones» señala el auto, que añade que los padres «son las únicas personas que se encargaban del cuidado de los menores». En su descargo, lo que los padres aducen por ahora no supone «una explicación alternativa coherente para justificar los traumatismos antiguos y recientes sufridos por los menores. Dice el auto, que es público, que lo que los padres afirman, «que no pasó nada, ni zarandeos, ni caídas ni golpes» no resulta «compatible ni con la gravedad de las lesiones internas que presentaban los menores, que les ocasionó la muerte, ni con la etiología de las mismas».

 

MÁS INFORMACIÓN EN LA EDICIÓN IMPRESA