scorecardresearch

El Sepei movilizó a 15 agentes en la intervención de la cueva de Los Chorros

V.M.
-

El rescate del espeleólogo accidentado el viernes duró algo más de cinco horas, pese a llevarse a cabo en condiciones muy adversas

Instante en que los bomberos del Sepei trasladan al espeleólogo murciano. - Foto: Sepei

Los agentes del Servicio Provincial del Sepei volvieron a demostrar su gran profesionalidad el pasado viernes durante la operación de rescate de un  espeleólogo murciano que resultó herido en la Cueva de Los Chorros del río Mundo, en el término de Riópar.

La premura y eficacia con que se llevó a cabo la intervención, en medio de unas condiciones de visibilidad y meteorológicas realmente adversas, fueron puestas de relieve ayer por Francisco Ovidio García Ríos, jefe provincial del Sepei, y por el coordinador de la Unidad de Rescate en Altura, Juan Jesús García López, en declaraciones a La Tribuna de Albacete.

El hombre, de 53 años de edad, que sufrió una fractura del tobillo del pie derecho y un fuerte esguince en el izquierdo, según la estimación inicial, iba acompañado de otros dos espeleólogos que fueron quienes dieron el aviso poco antes de las ocho de la noche del pasado día 26.

El despliegue efectuado fue realmente notable, al tratarse de una actuación que precisaba de un amplio operativo de medio humanos y técnicos, así a la primera dotación del parque del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios de Molinicos se sumaron otros cinco agentes del parque de Hellín y  el furgón de rescate de altura de La Roda, incluyendo  a tres especialistas en intervenciones de esas características, en total fueron movilizados 15 agentes.

El director del operativo, Juan Jesús García, matizaba que, una vez llegados al lugar del accidente, se formaron dos equipos, uno de ocho bomberos que trabajo en altura en la boca de la cueva (a más de 60 metros) y otro en la base para recepcionar y trasladar al herido, que presentaba ya evidentes síntomas de hipotermia y tuvo que ser descendido en camilla hasta el segundo mirador mediante la técnica de rápel.

La celeridad, eficacia y capacidad de respuesta se demuestra en que, tras la movilización de los efectivos iniciada a las 20,15 horas, el espeleólogo accidentado (cuya experiencia también facilitó los trabajos de rescata), estaba ya en la ambulancia hacia la 1,30 de la madrugada para ser evacuado al centro hospitalario.

El alto grado de cualificación demostrado por los equipos del Sepei se explica por su constante entrenamiento en este tipo de contingencias, de hecho el propio Ovidio desveló que hace un mes se llevó a cabo un ejercicio práctico de rescate en camilla en el mismo lugar, concretamente atravesando el Sifón Vera de la Cueva de Los Chorros.