scorecardresearch

IU calcula que en la región un tercio de los que cobran la PAC no viven del campo

L.G.E./ Toledo
-

Izquierda Unida cree que se queda corto el nuevo requisito que obliga a los perceptores a demostrar que el 20% de sus ingresos procede de la venta de sus productos agrarios

Desde Izquierda Unida no están muy sastisfechos con los resultados del acuerdo de la PAC. El coordinador regional de IU, Daniel Martínez, ni siquiera se felicitó ayer por la incorporación de la figura del agricultor activo, un requisito nuevo que obliga a los perceptores a justificar que al menos el 20% de sus ingresos proviene del campo. Se supone que esta medida evitará que se cuelen aquellos que tienen terrenos, pero que realmente no se dedican a la agricultura o a la ganadería. Según IU no será así porque ese 20% se queda corto. «Creemos que es muy bajo y claramente insuficiente», apostilló ayer Martínez.

El responsable del partido en la región reconoció que «parece que se ha hecho algo, que se ha cambiado algo», pero advierte de que en la práctica «la distribución de las ayudas directas de la PAC va a seguir siendo de forma preferente para aquellos que no cultivan o no viven de la ganadería, que no viven del campo». Según los cálculos que hace IU, un tercio de los 140.000 perceptores de ayudas de la PAC no se ganan el pan con lo que da la tierra.

Martínez dijo que el acuerdo de la Política Agrícola Común también es «decepcionante» por otros motivos. Criticó que Bruselas no ha aprovechado la ocasión para introducir mecanismos de regulación del mercado para evitar que la producción acabe «supeditada» a los «intereses de las multinacionales». IU critica que la PAC tampoco «aborda el problema de los precios agrícolas» y recuerda «cuántas manifestaciones, ruedas de prensa y reuniones hacen los agricultores reivindicando precios justos para sus productos y denunciando que los de muchos de esos productos están por debajo de los costes».

El dirigente de Izquierda Unida se desmarcó de las valoraciones basadas solo en las cifras de millones que llegarán a la región. En su opinión, esta nueva PAC«ha sido una gran oportunidad perdida para regular los fondos agrícolas europeos de tal forma que se piense en una agricultura diferente, sostenible, ambiental y que prime al agricultor que vive de la agricultura y el desarrollo de las zonas rurales».