"En Hollywood existe crueldad con las mujeres maduras"

Juana Samanes / MADRID
-
"En Hollywood existe crueldad con las mujeres maduras" - Foto: ANGELO CARCONI

Entrevista a Jean Reno

El origen gaditano del actor francés Jean Reno le ha permitido, por primera vez, rodar una película en castellano. Nos referimos a 4 Latas, un filme dirigido por el cordobés Gerardo Olivares, que le ha servido al intérprete galo para volver a participar en una película de aventuras, cuando en su carrera predominan los largometrajes de acción y las comedias. En el cara a cara resulta simpático y cercano.
¿Es cierto que usted fue el impulsor de que Gerardo Olivares escribiera esta road movie que se desarrolla en África?
Sí, apoyé el proyecto para que saliera adelante, pero la historia está inspirada en su propia juventud, cuando atravesó con su padre el desierto y aprendió a conducir con un 4 latas. Me comentó su idea cuando estábamos rodando Hermanos del viento, y le contesté que si escribía el relato, yo lo protagonizaba. 

Es su primera película en castellano. ¿Le supuso esfuerzo hablar el idioma de sus padres?
Me lleva siempre un tiempo hablar en castellano. Ahora mismo, estando con usted, me faltan palabras porque llegué ayer a Madrid, pero cuando estoy unos días en España voy hablándolo mejor. 

¿Cómo fue el rodaje, han tenido buen ambiente entre ustedes?
Da la impresión de que todo fue muy bien, pero tuvimos muchos problemas de clima. Había demasiado viento, sol, polvo. Pero realmente tuve un encuentro muy cercano con Hovik Keuchkerian y también con la chica, Susana Abaitua, que aporta su juventud, su feminidad, y que tiene la edad de mi hija. Nunca me gusta ser el padre sino el compañero.
El desierto es un personaje más en la historia, tanto es así que, salvo usted, todos sus compañeros de reparto se pusieron enfermos. ¿Quizás se debe a que usted nació en Marruecos y está acostumbrado al clima de ese país?
Realmente, desde el año 72, no había vuelto a Marruecos para una estancia larga. No me gusta mirar al pasado. Tengo miedo porque no me da de comer. Prefiero el futuro, es más interesante. Y, además, mi madre murió allí y me cuesta.