Sánchez afirma que el veto a Iceta aviva la crisis catalana

Europa Press
-

El líder socialista culpa a los independentistas de no querer terminar con la disyuntiva entre España y Cataluña al bloquear el nombramiento del secretario del PSC para la Cámara Alta pero asegura que habrá soluciones pese a los obstáculos

Sánchez acusa al secesionismo de avivar la crisis catalana - Foto: Javier Etxezarreta

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha acusado este jueves a los independentistas catalanes de querer seguir viviendo del conflicto, como prueba su veto a que el socialista Miguel Iceta pueda presidir el Senado. 
"Es evidente que votan en contra porque el PSOE representa lo que no quieren ellos para Cataluña", que es la posibilidad de "amar a España y a Cataluña" a la vez; de "ser español y catalán", de defender la Constitución y el Estatut, ha señalado el líder socialista.
Sánchez ha recordado cómo los independentistas ya tumbaron hace meses el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE), con la colaboración de PP y Ciudadanos, que este jueves se abstuvieron en la votación para la designación de Iceta como senador por cuota autonómica en el Parlament. 
"Vetaron (entonces) la justicia social. Hoy la convivencia. Votan en contra de Iceta porque no quieren soluciones, quieren vivir del conflicto", ha interpretado. Pero Sánchez ha asegurado que, pese a ellos, "habrá soluciones" en Cataluña, habrá "convivencia" y "fraternidad" porque son millones los españoles y catalanes que quieren "dejar atrás un conflicto" y "mirar hacia adelante, vivir en concordia". 

 

Respuesta socialista

Por su parte, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha anunciado que este mismo jueves se ha presentado un recurso de amparo al Tribunal Constitucional (TC) por el veto del Parlament a que él fuera designado senador: "El sectarismo se ha impuesto por encima de la ley y el sentido común". Ha insistido en que, pese al veto, los socialistas seguirán trabajando por el diálogo y la solución política, un propósito que asegura que no entiende de resentimientos por este episodio o por otros, algo que cree que el resto de grupos deberían compartir: "Yo, a diferencia de Quim Torra, no quiero acabar con nadie".  Iceta ha asumido también que este jueves se ha cerrado una puerta, pero está convencido de que se abrirá "una ventana y entrará el viento freso de una nueva manera de hacer política" que asegura que llegará más pronto que tarde. 

Para Iceta, si todos los diputados del resto de grupos se hubieran abstenido, con los votos del PSC, habría valido para designarle, porque lo que ha afirmado que los independentistas han tenido "una actitud beligerante, hostil, de bloqueo y de veto". Además ha reconocido estar "decepcionado, pero no enfadado" porque presidir el Senado no era su aspiración y ha recordado que él siempre ha afirmado que su anhelo es presidir la Generalitat de Cataluña. 
Con el recurso ya remitido por vía telemática al Constitucional, los socialistas esperarán su resolución y no presentarán a un candidato alternativo hasta que el Alto Tribunal se pronuncie, teniendo en cuenta que el Senado se constituye "en principio" este martes.