scorecardresearch

"'El roble azul' tiene mucho de Alborea"

A.G.
-

El periodista y escritor asturiano presentará su primera novela en el Salón Cultural de la localidad

Dam Fernández. - Foto: D.F.

Dam Fernández, periodista y escritor asturiano, presenta este sábado, día 30, su primera novela, El roble azul, en el Salón Cultural de Alborea a las 20,30 horas. El autor dará a conocer los detalles de esa obra de literatura fantástica a los vecinos de la localidad donde pasa sus vacaciones veraniegas.

¿De dónde viene su vinculación con Alborea?

Mi suegra es de Alborea y nosotros venimos todos los años en verano. De hecho, empecé a escribir aquí la primera versión de la novela, después quedó parada unos meses y la retomé durante el confinamiento, aunque decidí volver a escribirla desde cero, porque me gustaba la historia, pero no el punto de vista, por lo que pasé de narrador omnisciente a primera persona.

En las vacaciones de verano de 2020 le di otro empujón importante, por lo que el libro tiene mucho de Alborea.

¿Es este su debut como autor o ya había escrito antes?

Esta es mi primera obra publicada, aunque nuestro regalo de boda a los invitados ya fue un libro de novela negra que había escrito y no envíe a ninguna editorial.

Este fue el primero que decidí enviar. Tuve dos o tres editoriales interesadas y me decidí por Radagast, que fue la primera y la que más apostó.

¿Cómo compagina periodismo y literatura?

Siempre me gustó la literatura fantástica. Soy de los que lee cuatro o cinco libros al mes y, en los últimos años, casi todos han sido de ese género. Además, aunque ahora he vuelto al periodismo, estuve casi 10 años fuera del oficio por causa de la crisis y tenía otra ocupación principal, pero retomé la escritura con el parón de la pandemia.

De hecho, volví al periodismo (en el digital migijon.com) una vez terminada la novela y lo cierto es que yo estudié esa carrera porque lo que quería era dedicarme escribir y veía más difícil dedicarme a la literatura que al periodismo.

¿Es muy complejo el proceso de creación de ese nuevo mundo al que accede la protagonista de El roble azul?

Esta es una historia de portal abierto, un clásico del género, que tiene mucho de Narnia o de La historia interminable. Lo más complejo de todo aquí es decidir si va a ser un mundo muy difícil u otro más asequible, que fue por lo que opté al ser una obra juvenil y una primera novela. Además, aunque escribí el libro en algo más de un año, hay muchas cosas que ya tenía en la cabeza desde hace tiempo, por lo que resultó más fácil de lo que puede parecer.

Lograr un equilibrio es complicado, porque surgen muchas ideas y hay que decidir cuáles aportan algo a la historia. Yo quería dar la importancia a la acción, la aventura que pasa Julia, y que el mundo nuevo fuese más un escenario, con su propio sentido y sus propias normas, pero sin ser demasiado complicado. Eso lo aprendí leyendo a Brandon Sanderson, que para mí es el maestro de la literatura fantástica: no puedes creer un universo tan complejo que eche al lector para atrás.

¿Está contento con la acogida de esta primera obra?

Estoy muy contento, porque salió a la venta en la primera semana de junio y ya vamos por la segunda edición.

Antes tuvimos una preventa en la Feria del Libro de Madrid, donde fue el séptimo más vendido de los 200 títulos de la caseta del Gremio de Editores. En la Feria del Libro de Gijón también tuvo muy buena acogida y estuve invitado al Celsius, que es el mayor festival del género en España y de los principales de Europa.

Estoy recibiendo muy buenas críticas y los que creo que son los mejores piropos que me pueden hacer: que no parece una primera obra y que es una novela muy sólida.

Con todo ello, ¿está ilusionado por continuar con esta faceta literaria?

Sí, de hecho estoy empezando a escribir la continuación de El roble azul, que no es del todo una obra autoconclusiva, y a la vez trabajo en otro proyecto, que será más centrado en público adulto.