scorecardresearch

La máquina de Brasil

Diego Izco (SPC)
-

Veinte años después de tocar la gloria y desaparecer, el equipo de Tite y Neymar amenaza al mundo

Neymar (i) y Vinícius están llamados a liderar a la 'Canarinha'. - Foto: ANTONIO LACERDA

En el último parón FIFA, mientras Morata hacía lo que hacía en Portugal, Francia se llenaba de dudas y los jugadores del Barça se lesionaban en cadena, Brasil le metía tres a Ghana y cuatro a Túnez. Y el planeta fútbol, 20 años después de aquella generación cuya enumeración aún asusta (Ronaldo, Romario, Rivaldo, Ronaldinho, Roberto Carlos, Cafú, Kaká, Denilson...), vuelve a sentir la amenaza que viene donde se guarda el fútbol («Nació en Inglaterra, pero se guarda en Brasil», escribió Joao Gilberto). 

Por poner en contexto este 'retorno':Dunga llegó muy tocado a junio de 2016, después de 'comerse' aquel 7-1 ante Alemania en las semifinales del Mundial'14, la eliminación ante Paraguay en la Copa América de 2016 y un inaceptable puñado de derrotas y empates en la fase de clasificación del Mundial'18 y la Copa América Centenario. La 'Canarinha' entregó las riendas de la selección a Adenor Leonardo Bacchi, más conocido como Tite, un mediocentro defensivo de corto recorrido en los años 80 por culpa de varias lesiones de rodilla… y un enamorado del fútbol brasileño (pasó por 12 equipos distintos) que había hecho campeón de la Libertadores y del Mundial de Clubes a Corinthians en 2012. 

Con Tite, la 'verdeamarelha' cambia la cara y el rumbo, y sus números son brutales: 76 partidos dirigidos con 61 victorias, 10 empates y apenas cinco derrotas. El balance anotador es aún más espectacular: en el apartado de los marcados, ha conseguido al menos una diana en 66 de esos duelos hasta un total de 165 a favor (2,2 por encuentro); pero el 'espectáculo' está en el apartado defensivo, ya que solo ha encajado 27 goles (uno cada tres choques), y solo en tres enfrentamientos los rivales lograron marcarle dos tantos: Colombia (2-2) en un amistoso en Miami, Perú (4-2) en la clasificación de la Conmebol hacia Catar'22 y Bélgica (2-1) en los cuartos del Mundial de Rusia'18. 

Esa ha sido la única de las dos derrotas 'oficiales' (las otras tres, en amistosos) de Brasil en la 'era Tite'. La otra, en la final de la Copa América de 2021, cuando aquel 10 de junio Argentina asaltaba Río de Janeiro para romper todos los pronósticos. La Albiceleste se ha convertido en la 'kriptonita' de Tite: se ha enfrentado a ella en siete ocasiones, con tres derrotas, dos empates y dos victorias… aunque una de ellas fue especial, en las semifinales de la Copa América 2019 (1-0). Cuatro días después, venciendo por 3-1 a Perú, el técnico levantaría su primer y único título como seleccionador de la 'Canarinha'.  

La influencIa del 'diez'

Neymar es Mbappé en su país, o sea, el líder, el que toma las decisiones, el que determina a qué se juega en cuanto la pelota cruza la medular. A sus 30 años, el 'diez' ha recuperado su mejor nivel: mientras el vestuario del PSG parece un polvorín a punto de explotar al albur de los caprichos de Mbappé, el de Brasil es una fiesta en la que la sonrisa contagiosa de 'Ney' se propaga. 

Es el 'gurú' de una generación de atacantes que amenaza al planeta. Él mismo puede devorar el histórico récord de los 77 goles de Pelé con la selección: ya suma 75. A sus 30 años dirige una cooperativa de artistas de la ofensiva: Vinícius (22), después de convencer a todo el planeta, terminó convenciendo a Tite («Regatea, baila, brilla y sigue siendo tú», le dijo abiertamente la pasada semana). En el otro flanco, Raphinha (25) justifica su crecimiento en cada partido, Richarlison (25) demuestra en el Tottenham y en Brasil que está tocado por la varita del gol, e incluso Paquetá (25) equilibra desde la mediapunta -en el West Ham, que pagó 45 millones al Lyon, actúa como mediocentro- esa especie de 3-2-5 (cuando posee el balón) con el que intentará reconquistar el mundo. 

Esa es la idea de la prole de Tite, sostenida por Casemiro y Fred en el eje y por Allison, Marquinhos, Thiago y Militao en la última línea de contención. Con pocas dudas y una 'segunda fila' asombrosa (Gabriel Jesús, Danilo, Fabinho, Antony, Cunha, Bremer, Firmino, Rodrygo…), asalta Catar como favorito; y allí intentará volver a tocar una gloria que se le resiste: es el único país presente en todas las ediciones de la Copa del Mundo... pero no llega a una final desde hace 20 años, cuando aquel grupo mágico ganó (2-0) a Alemania en Corea y Japón.