scorecardresearch

Alcadozo, el final de la sequía

E.F
-

Los primeros encierros en Alcadozo en agosto, después de dos años en blanco, se celebraron sin el más mínimo incidente y con un considerable éxito de público y participación

En Alcadozo tienen un dicho: «Cuando se pone la primera valla, el pueblo ya huele a toro» en referencia al ambiente que se vive en el pueblo los días inmediatamente anteriores a la celebración de sus encierros, cuando los operarios municipales  preparan el recorrido de los astados por este pequeño pueblo de algo menos de 700 habitantes.

«Este año, la gente no tenía ganas de encierro, la gente tenía muchísimas ganas, dos años sin ellos ya eran mucho, demasiado», explicaba ayer Miguel Ángel Rodríguez, presidente de la Asociación Cultural Taurina 'Mantenemos Nuestras Tradiciones' que asume el peso de la organización de estos festejos.

Este año, indica Rodríguez, el balance es más que positivo. El pueblo reunió a cerca de 3.000 personas, entre los que viven en el pueblo todo el año, los que vienen de Albacete capital, Madrid, Valencia o Barcelona y los que se acercaron desde los pueblos próximos para disfrutar de la jornada.

El recorrido por el campo duró cerca de una hora y los toros estuvieron arropados por jinetes y bueyes. El recorrido por el campo duró cerca de una hora y los toros estuvieron arropados por jinetes y bueyes. - Foto: J.M.E.En cuanto al encierro mismo, comenzó puntual a las 10 de la mañana y tuvo dos partes bien definidas. La primera duró cerca de una hora y se desarrolló a campo abierto, a lo largo de un recorrido de sie kilómetros de longitud que comenzó en los corrales y en el que los toros estuvieron acompañados por jinetes y por aficionados a pie hasta llegar al casco urbano.

Una vez dentro del mismo pueblo, mozos de todas las edades aprovecharon las peculiaridades del casco urbano para ponerse a prueba frente a los astados, hasta llevar a los animales hasta la plaza de toros, donde también se soltó una vaquilla, tal y como tenía previsto la asociación organizadora.

(Más información en la edición impresa o en la APP https://latribunadealbacete.promecal.es)