scorecardresearch

«No tengo presión para pintar, hago lo que quiero»

A.D
-

Roberto Fernández es Mención de Honor en Pintura en el prestigioso certamen ModPortrait 2020 con su obra Desde mi punto de vista, óleo sobre tabla de 97x 120.

Roberto Fernández (izquierda), posa con la obra y su modelo, Jaime Zafra. - Foto: Jaime Zafra Soriano

Roberto Fernández es Mención de Honor en Pintura en el prestigioso certamen ModPortrait 2020 con su obra Desde mi punto de vista, óleo sobre tabla de 97x 120. El artista comentó a La Tribuna de Albacete sus sensaciones ante este nuevo reconocimiento artístico.

¿Qué es ModPortrait?

ModPortrait es uno de los certámenes más prestigiosos del mundo en la modalidad de retrato que se convoca en España, por Artelibre y MEAM, con exposiciones, primero en Zaragoza,  creo recordar que en mayo y junio; luego, julio y agosto, la exposición viaja a Barcelona, al MEAM, Museo Europeo de Arte Moderno.

¿Por qué decidió concurrir a este certamen?

Hace años ya me colgaron un cuadro, un retrato. Luego, muchos amigos  me animaron a participar en este concurso y me decidí. Hice un retrato a un amigo y tiré hacia adelante, me inscribí.  

¿Por qué eligió a Jaime Zafra como modelo?

Fue casual. Jaime es uno de mis mejores amigos y un día llegó a casa con una cámara de fotos espléndida, comenzamos a sacar fotos y surgió así, casual. 

De todas formas, un retrato, salvo que sea un encargo, suelo hacerlo a los amigos. 

¿Este es un premio especial?

Todos son especiales, es la pura verdad; este es  como un caramelo. El jurado del certamen es muy prestigioso, internacional, entre ellos está Antonio López, qué de voy a decir, todos reconocidos pintores mundiales. Claro, cuando te conceden la mención especial, es de agradecer, las cosas son así. Es difícil dar un primer premio cuando son seis las menciones especiales, es una lotería. 

¿Cómo se gestó?

Como lo conozco mucho, nos vemos casi todos los días, resultó difícil porque tenía el tiempo muy ajustado para presentarme al concurso, creía que no llegaría a tiempo. Pero bueno, salió, porque cuando te pones a pintar un cuadro nunca sabes cuándo terminarás, en ocasiones lo dejas cuando te aburres ya, permíteme la expresión. En este caso, podía haberlo mejorado, seguro, pero lo hice de esta forma.  

¿El soporte es tabla?

Así es, es una tabla especial,  que la pedí especialmente para la ocasión. Es un óleo sobre tabla. Es una técnica que me gusta claro, pero sabes lo que pasa, me dedico meses a pintar al óleo y luego, cambio, me meto con el dibujo. No tengo presión para pintar, hago lo que quiero, eso sí que lo tengo muy claro.  

Habla del dibujo, ¿fundamental para usted?

Sí, resuelvo mucho en el dibujo, me apasiona, trabajar con blanco y negro es estupendo, no hay trampa ni cartón, porque puedes camuflar bastante cuando metes un color, puedes equilibrar mucho más fácil.  

Entonces, ¿lo que más le gusta es el retrato?

No, hago retrato hasta que me saturo, luego me pongo a pintar paisajes u otras cosas, acuarela, por ejemplo, no me encasillo con el retrato. Creo que un artista debe pintar de todo, al menos lo que le guste. Sobre todo, me interesa el retrato, de amigos, de gente que me cae bien.

Luego, blanco y negro o color me da igual. Uno de mis mejores retratos es blanco y negro, de un amigo, Borja Trénor Suárez de Lezo, me encantó la pose. 

El listón está muy alto, ¿qué se plantea?

Pues sigo pintando, tengo que hacer unos encargos y esto no altera mi vida, lo tengo muy claro. No se sube a la cabeza, soy muy realista.  

¿Cuándo tendremos una exposición suya en Albacete?

Un poco más tarde, cuando tenga suficiente obra. Es verdad que llevo unos años sin exponer.