scorecardresearch

«Hacía tiempo que no disfrutaba tanto en los conciertos»

A.G.
-

Coque Malla repasa más de tres décadas de carrera en la gira de 'El astronauta gigante', con la que hace 'parada' en La Roda este viernes

Coque Malla, en una imagen de archivo. - Foto: Juan Mellado

Coque Malla actúa este viernes, día 5, en una de las citas destacadas de las fiestas de La Roda, en la que compartirá escenario con M-Clan, Los Bengala y Don Fluor.

El concierto en el municipio albacetense supone una parada más en la intensa gira posterior a la edición de El astronauta gigante, un exhaustivo repaso a su amplia carrera en cinco discos.

Dada su trayectoria reciente, tanto en estudio como en directo, da la sensación de que se encuentra en un gran momento, ¿es así? 

Sí, estoy viviendo unos años en los que por fin la gente ha conectado con mis canciones, más allá de las de Los Ronaldos, y esa conexión con el público no hace más que crecer. Creo que comenzó con La hora de los gigantes, ese fue el primer ladrillito, y después han llegado momentos muy importantes, como Mujeres o los duetos con Iván Ferreiro y Kase O. Son cosas que han hecho crecer este proyecto hasta llevarnos a un momento fantástico, aunque llega en un tiempo que no ha sido fácil.

Es difícil mantener una carrera en solitario para artistas que tuvieron mucho éxito con una banda, pero ahí estamos unos pocos que hemos conseguido rehacernos. 

En ese camino ha conseguido algo que resultaba difícil en este país, compaginar el éxito entre un público amplio y el reconocimiento de círculos más alternativos, ¿hay algún secreto para ello?

Supongo que haber hecho proyectos muy personales y otros que conectaban más con un público amplio, que no masivo, ya que ahora lo masivo está en otros lenguajes musicales. 

En cualquier caso, no es algo pensado ni creo que haya una fórmula que pueda desarrollarse en un laboratorio. Yo hago lo que me sale en cada momento.

¿Cómo se llega a contar con colaboraciones de tanto nivel como tuvo en sus últimos proyectos y a la vez participar en tantos ajenos?

Pues tal y como surgen estas cosas. Cuando tú eres el que llamas a alguien suele ser por admiración o por amistad. En la mayoría de los casos, la gente que ha colaborado conmigo es muy cercana, como Iván Ferreiro o Dani Martín, que son como hermanos, más allá de compañeros de trabajo. Quienes quizá eran menos cercanos, son gente a la que admiro o a la que necesitaba en determinado momento, como cuando me plantee un rap y quise llamar al mejor, que para mí es Kase O sin duda.

Cuando me llaman a mí supongo que ocurre algo parecido. En muchas ocasiones, hay amistad y celebración de una profesión común. Pedirle colaborar a alguien que no admiras no tendría mucho sentido. 

Después de haber probado con otros formatos de directo, en parte por las limitaciones a las que obligó  la pandemia, ¿es esta una gira de celebración?

Desde luego, porque se han juntado muchas circunstancias, la presentación de ese enorme recopilatorio y haber pasado dos años muy duros, en los que se ha dificultado muchísimo el trabajo y la conexión con el público. Poder celebrar un disco como El Astronauta gigante, con el público ya liberado y sin limitaciones, es una maravilla.

¿Cómo esta siendo la acogida?

Muy buena. Estamos disfrutando mucho, en unos conciertos brutales en los que salimos como toros al escenario y hay una conexión muy potente con el público. 

Personalmente hacía tiempo que no disfrutaba tanto en todos los conciertos de una gira.

¿Coincide en que hay una euforia especial este verano?

Creo que sí, porque hemos hecho un trabajo inconsciente de borrón y cuenta nueva. Venimos de una etapa traumática y es una reacción muy humana negarlo de alguna manera.

Eso influye seguro en que estemos viviendo conciertos tan brutales. Para el artista es un gusto encontrar esa respuesta del público, vivimos de eso. 

Alterna festivales con conciertos en solitario en esta gira, eso obliga a adaptar el concierto, pero imagino que la filosofía es la misma

Sí, la filosofía y la columna vertebral  del repertorio son las mismas, con unas canciones fundamentales, pero efectivamente es una gira con muchos formatos diferentes y distintos tiempos de actuación, por lo que tienes que ir ajustando el show a cada circunstancia. 

Por ejemplo, en La Roda, M-Clan y nosotros repartiremos los minutajes y no podremos hacer los dos nuestros conciertos completos de dos horas, porque probablemente sería demasiado largo. 

En cualquier caso, a mí me encanta, es divertido ir variando a lo largo del año y no hacer siempre el mismo espectáculo clavado durante toda una gira. Además, voy a hacer pronto un par de conciertos acústicos, que también apetece en medio de tanta grandiosidad. 

¿Pensaba aquel Coque Malla que empezó tan joven con Los Ronaldos que podría llegar a editar un recopilatorio de cinco discos o vivir una gira como esta?

No me acuerdo, la verdad. Uno no piensa en esas cosas o yo, por lo menos, solo hago proyecciones de futuro inmediato, no a tan largo plazo. Creo no tiene sentido ni pensar mucho en el pasado ni elucubrar muchos sobre el futuro.

Lo que sí he tenido bastante claro  siempre es que quería dedicarme a esto toda la vida. No sé hacer otra cosa y esto es lo que más me gusta del universo. De todas las cosas maravillosas que te ofrece la  vida, que son muchas, estar encima de un escenario a mí es lo que más me llena. Sé que me voy a morir encima de un escenario, con más éxito o menos, sea tocando en estadios o en garitos.

¿Qué planes podemos anticipar para ese futuro inmediato?

Tocar, tocar y tocar todo el año y en diciembre haremos una mini-gira de despedida, con cuatro fechas en recintos grandes. Ahí ya vamos a desaparecer un tiempo de los escenarios, porque no he parado de tocar en los últimos años y creo que hay que frenar un poco cada cierto tiempo.

Necesito descansar para componer el siguiente disco, con la previsión de grabarlo a lo largo de 2023 y ya arrancar gira otra vez en 2024. Hay algún proyecto más, pero de momento no puedo hablar de ellos.