scorecardresearch

«Tenemos una gran banda y queremos exportarla»

A.D
-

Miguel Vidagany Gil cumple cuatro años al frente de la Banda Sinfónica Municipal de Albacete. Dirigió su primer concierto con la agrupación el 12 de marzo de 2017, en el Auditorio Municipal

Miguel Vidagany Gil, director titular de la Banda Sinfónica Municipal de Albacete. - Foto: Rubén Serrallé

Miguel Vidagany Gil cumple cuatro años al frente de la Banda Sinfónica Municipal de Albacete. Dirigió su primer concierto con la agrupación el 12 de marzo de 2017, en el Auditorio Municipal, en un recital  que arrancó con la obertura de Cándido, de Leonard Bernstein. El maestro de Lliria, en este aniversario, comentó a La Tribuna de Albacete sus sensaciones y proyectos.  

¿Qué recuerdos tiene de esos días de 2017, de los primeros ensayos y su primer concierto?

Fue novedoso en todos los sentidos. Venía de Valencia, más de 30 años tocando clarinete bajo como músico y pasé,  de la noche al día, de músico a director, un cambio radical, profesionalmente y también de vivencias. 

Los cuatro años han pasado muy rápido, con muchos cambios y muchas cosas nuevas en el cargo. Me siento aceptado por todos y estoy muy contento. 

Lo acogió bien la agrupación...

Muy bien, me ayudaron en todos los sentidos. No solo te tienes que hacer cargo de la parte artística, también de la administrativa, que lleva mucho tiempo, pero siempre está ahí el apoyo incondicional de todos los músicos y en eso estamos.  

Estoy muy cómodo, tengo una gran banda, joven, aunque siempre hay cosas que mejorar. Me gustaría  que se consolidara un poco más la plantilla, más equilibrada. También sería importante la funcionarización de los profesores, se lo merecen. 

¿Y la ciudad?

Vine de fuera, pero como decía antes, he sido aceptado en todos los aspectos. Albacete es una ciudad tranquila y, al mismo tiempo, despierta y activa, que se interesa por la cultura  y ama la música y a su banda. 

¿Quiso desde el principio poner su sello en la banda?

Yo conocía la banda, la escuché en Valencia en varias ocasiones y partía de la premisa de que era una banda de gran calidad, mediana, donde se podía abarcar cualquier repertorio y en eso estamos. Había que mantener lo bueno, que era mucho, y me gustó continuar con esa tradición y ya desde el primer concierto puse mi idea de programación donde haya dificultad, con una música ecléctica, variada y siempre para todos los públicos. 

Esta banda, la única profesional de Castilla-La Mancha, tiene que abordar repertorios que otras no pueden hacer y tenemos que dar ejemplo con lo que programamos. 

¿En esa línea de dificultad técnica, que incluyó?

Obras originales para banda ya en el primer concierto, pero incluso hemos tocado la Quinta Sinfonía de Beethoven. Abarcamos todo lo que se adapta a la banda y nos adecuamos a cualquier dificultad.  

Nadie podía esperar una tan enorme como la que soporta la sociedad desde hace un año. También la banda se adaptó.

Exactamente, incluso en pleno confinamiento. El 2020 supuso un cambio para todos, radical, cualquier trabajo se tuvo que adaptar a la novedad tan terrible que vivimos y lo hicimos también nosotros. 

Nos las ingeniamos para dar una vuelta a todo y hacer música a través de las redes y los medios que teníamos, que nos dimos cuenta que eran muchos, y empezamos con las Manchegas de ánimo y esperanza, con un montaje también de vídeo. Participó con nosotros Rozalén, Germán Scasso, Juanma Cifuentes y Joaquín Reyes. Fue un gran éxito. 

Volvieron después a los barrios. 

Al principio no podríamos volver al Auditorio e hicimos ensayos parciales y conciertos posteriormente, con ocasiones en las que aprendimos mucho, llevando la música con los Homenajes a los héroes de la pandemia, con momentos de gran emoción y nos lo agradecieron muchísimo. Después continuamos en junio y julio con los conciertos en los barrios y en el Parque de Abelardo Sánchez y fue todo fenomenal, nuestro público es maravilloso y nosotros cumplimos con nuestra obligación.  

¿Tendrán que adaptar muchos programas de la agrupación?

Nos tenemos que amoldar. La sociedad está en cambio continuo y ahora más, de un día para otro, aunque la música es invariable, transmite emociones. Por supuesto cambiamos y, por ejemplo,  este año en la vigésimo segunda edición del programa Toca la Banda los colegios no pueden venir al Auditorio, entonces tenemos que hacerlo de forma diferente, pero no queremos que pierdan el vínculo con su banda los colegios. Está en proyecto, a medio plazo, una grabación y la idea es involucrar la danza, la voz y el humor con nosotros y eso plasmarlo en diferentes espacios de la ciudad, Teatro Circo, Auditorio, Recinto Ferial, Catedral, pero los principales destinatarios, como siempre, serán los colegios, incluso ampliándolo más a toda la provincia y estamos en contacto con Diputación Provincial. 

¿Preparan nuevos repertorios y proyectos?

Estamos leyendo nuevos repertorios continuamente. Tenemos una gran banda en Albacete y queremos exportarla,   sacarla, a través de un convenio con Diputación, para ir a otras localidades, para que la conozcan. También hay previsto un viaje a mi pueblo, Lliria, en mayo, el día 8, para hacer un concierto.

Continuaremos en todos los frentes, como el educativo y en cuanto podamos, ofreceremos más conciertos al aire libre y llegaremos a todos los barrios, porque aún nos quedan algunos a donde ir y quiero estar en todos, que la Banda Sinfónica Municipal llegue a todos. 

Por eso, también desde su llegada la progresión en el número de conciertos, con el parón obligado de la pandemia, es importante. 

La nuestra es una banda muy activa, tiene muchísimas actuaciones y ya en 2017 hicimos 79 conciertos; en 2018 nos fuimos a 106; en 2019, 114, esto es más de dos de media, por semana, una línea que es, creo muy importante.