scorecardresearch

Realizan un acto para recordar a los ejecutados del franquismo

J.G.
-

El cementerio, lugar donde según consta en los registros, fueron fusiladas en sus tapias 750 personas, una vez terminada la Guerra Civil y hasta bien entrada la década de los años 40, ha sido el lugar elegido para el homenaje

Imagen del acto. - Foto: J. G.

Bajo el lema 'Una sola voz, un solo corazón', se han unido esta mañana la Asociación de Amigos y Amigas 'Antonio Machado' en Albacete, Albacete por la República, Unidas Podemos y el PSOE, con el fin de celebrar un acto conmemorativo y en recuerdo de las 750 personas que, según consta en los registros, fueron fusiladas en las tapias del cementerio de Albacete, una vez terminada la Guerra Civil y hasta bien entrada la década de los años 40.

La jornada ha comenzado a las 10.30 horas, con un paseo guiado por el Cementerio, dirigido por Mikel Barriola, que ha discurrido por los principales elementos funerarios que recuerdan a personas o acontecimientos relacionados con la represión franquista.

Posteriormente, a las 12 horas en el Osario del Cementerio, que ha sido abierto al público, se han realizado lecturas de textos de Antonio Machado, Almudena Grandes, Miguel Hernandez, Silvia Mistral o García Lorca, entre otros y han intervenido varios familiares de víctimas.

Según los organizadores, "las mujeres (15) y hombres (735) asesinados eran socialistas, anarquistas, comunistas, homosexuales, artistas, republicanos, liberales, e incluso religiosos… y por eso nos reunimos, con toda nuestra inagotable diversidad, para expresar nuestro agradecimiento infinito hacia quienes dieron su vida luchando por la democracia. De las 750 personas ejecutadas, 586 fueron enterradas en la fosa común del patio 3; 156, en la fosa del patio 1; y el resto, en la fosa del patio 2. Más tarde, a partir de 1945, se comienza a mover sus cuerpos y 347 de ellos fueron arrojados al osario del cementerio, donde tendrá lugar el acto".

Las asociaciones que han organizado este acto, aseveran que "la memoria no es una actitud pasiva, sino una potencia activa del alma humana. Si prestamos atención, si acercamos el oído al suelo del osario, podremos escuchar un clamor inapelable que, desde la profundidad maternal de la tierra, nos pide avanzar en libertad, no solo para expresarnos, sino también para amarnos, crecer en igualdad, para que los derechos no se conviertan en una farsa, y construir fraternidad, porque el tribalismo conduce hasta la derrota siempre. Sin memoria, el pasado es impenetrable, el presente es incomprensible y el futuro es imprevisible".