scorecardresearch

Multitudinario encuentro de la Verónica y el Nazareno

A.G.
-

Tras dos jornadas de suspensiones por la lluvia, las procesiones volvieron a las calles en Jueves Santo, con un numeroso público presente en el emotivo acto matinal, celebrado esta vez junto a la Posada del Rosario

Costaleras de la imagen de la Verónica. - Foto: Arturo Pérez

Tras dos jornadas difíciles, en las que la lluvia obligó a suspender las procesiones de la Oración en el Huerto y la Pasión, la Semana Santa de Albacete recobró hoy la normalidad con uno de sus momentos más emotivos: el encuentro que escenifica el momento en el que Verónica arriesgó su vida para ofrecer un pañuelo a Jesús en su penoso camino al Calvario.

Normalidad relativa, en cualquier caso, ya que las obras de las calles céntricas motivaron un cambio de escenario y, en vez de en la Plaza del Altozano, el Encuentro se celebró junto a la Posada del Rosario, lugar que permitió a un numeroso público ubicarse en las rampas de Villacerrada para tener una mejor visión de la escena.

Las costaleras de la Verónica fueron las primeras en llegar a ese punto, al que posteriormente accedieron los pasos de San Juan Evangelista y Nuestra Señora de los Dolores. Tras llevar esas dos imágenes a su ubicación, en la confluencia con la calle del Tinte, llegó el momento más esperado: la aparición de Nuestro Padre Jesús Nazareno y su encuentro con la piadosa persona que intentó ayudarle. Los aplausos fueron constantes y la ovación atronadora cuando los portadores de ambas cofradías elevaron los pasos y posteriormente la Verónica se inclinó y descubrió el paño con la cara de Jesús estampada -la viva imagen, en latín la Vera icon (Verónica), que da nombre a la mujer-.