scorecardresearch
Editorial

Los encierros se convierten en motor económico de la sierra

-

Con la llegada de agosto, la sierra albacetense se plaga de encierros. Una tradición que no tiene nada que ver con los que se hacen en norte de España y que tienen su propia idiosincrasia, lo que los convierte en espectáculos particulares que merecen la pena ser vistos al menos una vez.

Casi todos los encierros que se celebran en nuestra provincia se llevan a cabo en la Sierra delSegura, por lo que son conocidos como encierros segureños, cuya particularidad es que son de tipo vereda, es decir, que las reses, toros bravos en la mayoría de los casos, son conducidos desde el campo hasta las calles del pueblo en el que se celebra el evento. Los toros son guiados por caballos por el campo y ya en las calles, los mozos toman el testigo, pero no se trata de correr delante de los astados como en Pamplona, aquí se pueden ver más recortes y los toros no son llevados hasta la plaza en un recorrido de pocos minutos, sino que pueden estar toda la mañana en las calles.

Resulta llamativo que la afición a este tipo de espectáculos haga que durante este mes se hayan programado 40 encierros en 16 localidades diferentes, por lo que los seguidores de este tipo de eventos no van a tener tiempo para aburrirse.

Esto quiere decir que no hay localidad en la Sierra del Segura en la que durante sus fiestas no haya al menos un encierro, aldeas incluidas. Y esto que supone, pues de inicio asegura un lleno total en estos pueblos a los que el turismo les da la vida. Bares, restaurantes, hoteles y casas rurales hacen su agosto y eso proporciona a esta zona una vida de la que carece el resto del año.

Los encierros mueven mucha gente, aficionados que van de una localidad a otra para disfrutar del espectáculo. También corredores, que se exponen ante los toros casi todos los días y todo ellos rodeado de unas medias de seguridad que han hecho que no se hayan producido incidentes de gravedad desde hace muchos. De hecho, si no hay presente una ambulancia UVImóvil con el equipo médico preparado para intervenir, el evento se suspende hasta que llegue. Veterinarios, GuardiaCivil, Policía Local, Cruz Roja..., un amplio numero de personas trabajan alrededor de un encierro, lo que hace que la economía también se mueva en estas localidades al ritmo de los toros.

Gustará más o menos, como todo tendrá seguidores entusiastas y detractores acérrimos, pero lo que está claro es que los encierros cumplen una función fundamentan en el desarrollo económico de la zona en la que se celebran y son un añadido que potencia el sector turístico.