Piden una revitalización "real" de la zona del Ensanche

M.D.M.
-

Solicitan al Ayuntamiento una solución al problema del aparcamiento y a la Junta contar con un Centro de Salud

Piden una revitalización "real" de la zona del Ensanche - Foto: Rubén Serrallé

Están a menos de cinco minutos caminando del centro de Albacete pero se sienten «en la periferia» de la ciudad, como lo expresaba el presidente de la Asociación de Vecinos del Barrio Fátima, José María Tébar, por lo que piden para la zona del Ensanche  -que incluye también al barrio de Fátima- un proyecto de regeneración que sea «real» para conseguir atraer a población joven.
Tanto Tébar como la presidenta de la Asociación de Vecinos del Barrio de Franciscanos, Adela Casamayor, indicaron ayer a este diario que las organizaciones vecinales ya han mantenido reuniones con la empresa encargada de elaborar el Plan Especial de Reforma Interior para la revitalización y regeneración de los barrios de Fátima y Franciscanos. Y coincidían en pedir que la revitalización sea «real» y que el proceso de participación  también lo sea porque, por ejemplo, lamentaban que, en el arreglo de la calle Arquitecto Vandelvira, se les informó «pero no se nos consultó».
«De habernos consultado, podríamos haber planteado que al menos se dejara espacio para aparcar en batería», como lo indicó Encarnación Ramírez, vecina de Fátima, donde es miembro de la Junta Directiva de la Asociación. Ella, junto a Arturo Ballesteros, José Palacios y José Garijo, también de esta Junta Directiva, pasearon ayer, junto a este diario, por la zona, para mostrar las necesidades de unas calles «donde cuando se baja una persiana porque un matrimonio mayor se muere, sus hijos ya no suelen querer vivir aquí», como lo lamentó Garijo.
En el envejecimiento de los vecinos, en una zona de 45.000 habitantes, ven Tébar y Casamayor uno de los principales problemas del Ensanche. Por ello, coincidieron en pedir ayudas «más accesibles» por parte de la Junta de Comunidades para que las comunidades de vecinos puedan instalar ascensor en unos edificios donde el 95% de las viviendas no lo tienen, como lamentaba José Garijo.

(Más información en la edición impresa).