El acusado de un crimen será también juzgado por violación

Josechu Guillamón
-

El hombre procesado por acabar con la vida de la hermana de su pareja se sentará en el banquillo de la Audiencia Provincial el 6 de julio, por agredir sexualmente a su prima, cuando ésta tenía 12 años de edad

Imagen del momento en el que se llevaban el cuerpo de la vivienda de Blasco Ibáñez. - Foto: J. M. Esparcia

El individuo que presuntamente acabó con la vida de la hermana de su pareja el 4 de junio de 2018, en el piso en el que ésta residía en la calle Blasco Ibáñez, será juzgado por violar a una prima suya el próximo 6 de julio.
El juicio, que tendrá lugar en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, está previsto que se desarrolle en dos jornadas, con lo que finalizaría el 7 de julio.
Cabe destacar que la Audiencia Provincial ya intentó juzgar a M.R.G., que en la actualidad tiene 36 años, por esta presunta violación el pasado 2 de marzo, pero la vista tuvo que suspenderse debido a los problemas existentes para que declarara la víctima, ya que reside en Francia.
Con este cambio de fechas, se producirá la paradoja de que M.R.G. será juzgado antes por el crimen de su cuñada, que tuvo lugar en 2018, que por la presunta violación de su prima, que según la Fiscalía se produjo en 2009, ya que el juicio por el conocido como crimen de la calle Blasco Ibáñez tiene  fijada su fecha de inicio para el próximo 7 de mayo y se prevé que finalice el día 15 del mismo mes, tras seis sesiones, aunque en esta ocasión la responsabilidad de decidir sobre la culpabilidad o la inocencia del procesado recaerá en un jurado, compuesto por nueve ciudadanos y dos suplentes.
Las penas. Como es lógico, las penas más elevadas que se solicitan son por los hechos ocurridos el 4 de junio de 2018. En esa vista, la Fiscalía solicitará una pena de 25 años de prisión por un delito de asesinato y dos años más de cárcel por allanamiento de morada. 
En cuanto a la presunta violación de su prima, que en el momento de los hechos tenía 12 años de edad, la Fiscalía solicita que el procesado sea condenado a 14 años por el delito de agresión sexual y a otros dos años por el delito de amenazas.
De esta forma, entre los dos juicios el procesado se enfrenta a 43 años de cárcel.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA