scorecardresearch

Daniel Fernández va a dirigir el nuevo 'Cuatro al día'

Emilio Martínez
-

El periodista, forofo del Albacete, pretende «empatizar con quien lo pasa mal y pedir soluciones»

El periodista rodense Daniel Fernández. - Foto: Mediaset España

Es menester, justo y necesario aplicar una de las legendarias frases del no menos legendario Groucho Marx, pero con final feliz. Aquella de que «partiendo de la nada hemos llegado a la más absoluta… de las miserias». Pues bien, el rodense Daniel Fernández inició dirigiendo desde cero 120 minutos, un magacín matutino en Telemadrid, con menos de un tres por ciento de audiencia hace tres años llevándolo a veces hasta un increíble 20%, no sólo triplicando la media de su propia cadena, sino también liderando ese horario y comiéndose a la competencia de todas las televisiones nacionales. No es de extrañar, pues que desde la productora Unicorn Content, la firma líder de la televisión en España, le hayan fichado para estar al frente del informativo vespertino Cuatro al día, que emitirá ya dentro de unos días Mediaset en Cuatro, donde ya trabajó con anterioridad, pero no de máximo responsable como ahora.

Y, claro, cual declara a La Tribuna, está tan responsabilizado como ilusionado por regresar a esta gran productora, que dice haberle dado todo a nivel profesional. «Y además me permite trabajar en el grupo audiovisual líder, del que guardo un gran recuerdo. Es cierto que ha habido otras propuestas sobre la mesa, pero creo que esta era la mejor». Máxime porque, tras haber tenido en su anterior etapa el privilegio de trabajar mano a mano con Jesús Cintora y con Javier Ruiz -y en la cadena madrileña, donde deja extraordinarios compañeros y varios de ellos amigos, con la presentadora María Rey- ahora le llega la gran Ana Terradillos. En definitiva, remata: «La vida son ciclos y los ciclos cambian. Todos necesitamos estímulos profesionales y en Cuatro al día los tengo». 

Con semejante caridad se pronuncia, y repite, sobre las claves del éxito en un medio tan comprometido, complejo y difícil,  como el de la pequeña pantalla, que ya aplicó en Telemadrid: trabajo con talento y rodearse del mejor equipo, que también presume dispondrá en Cuatro. No le importa que el cambio implica que ahora sea un programa por la tarde, aunque estima que con ese trabajo «y la máxima honestidad posible» lo fundamental es reflejar la actualidad. «Tenemos que hablar de lo que habla la gente en la calle, en los bares. Empatizar con quien lo pasa mal y pedir soluciones. Los espectadores serán diferentes, pero los problemas son los mismos». 

Claro que para empatizar será importante evitar la excesiva polarización ideológica y  política que, por desgracia, caracteriza la situación de los informativos a alguien como el rodense quien se considera un defensor de la pluralidad y el derecho a la libertad de opinión, aplicando una antigua máxima periodística centenaria. Que él considera más vigente que nunca, la de que las opiniones son libres, pero los hechos son sagrados: «Nuestro trabajo es no confundir a la gente».

Mas la gente se lleva ya varios años encontrando con un problema nuevo e impensable hace poco tiempo, las noticias falsas, popularizadas como 'fake news', de las que no se muestra partidario de prohibir y sí de apelar también a la responsabilidad del ciudadano -que debe hacer el esfuerzo de separar el grano de la paja y no tragar todo lo que le intentan meter- con un ejemplo muy claro:  «Si no ponemos nuestra vida en manos de un curandero de pacotilla, no podemos dejar nuestro derecho a la información en manos de intoxicadores profesionales».

Con un componente añadido, según interpreta este áspero tema, y que tiene muy claro. Se trata del problema de que «demasiadas veces esas fake news las promueven los entornos de los políticos y de gente muy influyente». Sin olvidar que debemos ser conscientes de estar, en efecto, ante un problemón y fiarnos solo de quien a lo largo del tiempo se ha ganado la credibilidad, «que es el bien más preciado del periodista», reflexiona.

 

Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete (https://latribunadealbacete.promecal.es)