Adquieren contenedores marrones para la experiencia piloto

A.G
-

El Consorcio Provincial destinó casi 105.000 euros a la compra de los depósitos, para probar el sistema en los municipios de mayor población

Un contenedor marrón de la capital provincial. - Foto: José Miguel Esparcia

El Consorcio Provincial de Medio Ambiente resolvió recientemente la compra de contenedores específicos para poner en marcha la experiencia piloto de recogida selectiva de residuos orgánicos en los municipios albacetenses de más de 5.000 habitantes.

Se trata del denominado contenedor marrón o quinto contenedor, destinado al depósito de restos de comestibles o vegetales susceptibles de ser destinados a compostaje. Su instalación ya comenzó hace unos meses en determinados barrios de la capital provincial, por parte del Ayuntamiento, y el Consorcio tiene como objetivo que su funcionamiento se extienda a toda la provincia en 2023.

De acuerdo a ese objetivo temporal, el proyecto de la entidad provincial (integrado por la Diputación y los ayuntamientos) era llevar a cabo también una prueba piloto, como la de Albacete, en las localidades de mayor población antes de que concluyese 2020, un plazo que intentará cumplir pese a los retrasos en estas tramitaciones que motivó la crisis sanitaria. Los municipios incluidos serán Tarazona de la Mancha, Tobarra, Caudete, La Roda, Almansa, Villarrobledo y Hellín.

Para dotarlos de esos contenedores de forma gratuita, la entidad abrió un procedimiento abierto de contratación, cerrado recientemente con la propuesta de adjudicación a la empresa Contenur por un importe de 104.760 euros, que será costeado al 80% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), mientras que el Consorcio aportará el 20% restante. Esa oferta fue seleccionada al haber propuesto el menor precio por unidad y con ello el mayor número de depósitos (1.021), así como una reducción del plazo de entrega, hasta 29 días.

Entre otras condiciones técnicas, el pliego del contrato establecía que esos contenedores deben tener asas de manipulación y agarres para sistema de descarga polivalente, de forma que puedan adaptarse a los vehículos ya adscritos al servicio, y estar adaptados para la instalación futura de un sistema de control de acceso por los usuarios, bien de forma electrónica (tarjeta) o manual (llave), tal y como han comenzado a funcionar en la capital provincial.

(Más información en edición impresa)