«Tempo y luz logran que nunca veamos la misma escultura»

A.D
-

Luis Lozano Garay inaugura hoy, a las 19 horas, en Popular Libros, de calle Octavio Cuartero, la exposición Tiempo y Luz del Hierro, que se podrá visitar hasta el 6 de noviembre.

Luis Lozano Garay inaugura hoy, a las 19 horas, en Popular Libros, su nueva exposición. - Foto: José Miguel Esparcia

Luis Lozano Garay inaugura hoy, a las 19 horas, en Popular Libros, de calle Octavio Cuartero, la exposición Tiempo y Luz del Hierro, que se podrá visitar hasta el 6 de noviembre. El artista comentó a La Tribuna de Albacete las singularidades de este proyecto, en su regreso a los metales, con 24 altorrelieves.  
¿Por qué ese título?
Como ha escrito Andrés Gómez-Flores en el catálogo que acompaña a la exposición, el tiempo y la luz logran, como observó Heráclito, sentado junto a un río,  que nunca veamos la misma escultura.
Entonces, de alguna forma, en el estudio, reflexionando un poco, observamos que la luz cuando incide sobre la obra, sobre esos vacíos, sobre esos volúmenes, sobre las pátinas de oxidación, produce unos efectos, que nunca son los mismos. Mirando una de estas obras a lo largo del día, percibes volúmenes y formas, distintas. Si está en un interior o exterior, cambiará, por la iluminación. 
¿Todas las piezas que presenta son altorrelieves?
Así, es, son relieves con volumen, 24 piezas de pequeño formato, con la técnica del hierro, y en cierta forma es una continuación de la última que hice en Café del Sur, pero en este caso, lo que utilice como temática son bodegones o paisajes, incluso algunas piezas son paisaje con bodegón. 
En los paisajes hay campo, montañas , playas, puertos de mar, es lo que trato. 
¿Figuración?
Dentro de la figuración, tiene tendencia a lo expresionista, pero sí que la  obra es figurativa. Una vez que tienes dominada la técnica, es sencillo el trabajo, pero eso sí, tuve que cambiar de estudio para poder dedicarme a hacer este tipo de obra. Tienes que centrarte en lo que quieres decir  y hacerlo, en concreto, la parte técnica, tiene su complicación, por supuesto, lleva su tiempo y estudio, con sus fracasos y aciertos, sin duda. 
¿Pequeño formato porque pensó en este espacio expositivo precisamente?
Concretamente Miguel Cano y Andrés Gómez-Flores fueron los que me animaron a hacer en Popular esta exposición y está pensada y hecha para ese espacio.
Es una exposición que se iba a hacer justo cuando empezó el confinamiento, se iba a inaugurar en esas semanas. La obra la tenía y gracias a Dios, aquí estamos.
¿Cómo se gestaron?
Todas las obras, primero llevan un estudio, con bocetos  escultóricos y sobre eso, una vez que tienes todos los materiales, empiezas a trabajar y  son sesiones largas. 
Como todas mis series, es una obra grande, dividida en 24 partes. 
Como estaba lista la exposición, ¿continúo con otros proyectos posteriormente?
Durante el confinamiento hice una serie de 500 dibujos,   todos muy escultóricos, según mis estados de ánimo. Quiero hacer una exposición, más resumida, de unos 100 aproximadamente. Me gustaría mostrarlos en la Casa de Cultura José Saramago. Además, la temática tiene mucho que ver con la escultura. 
Después, tras el confinamiento, ahora, en mi estudio tengo una parte dedicada a la escultura y la otra a pintura, trabajo todo, aunque en estos momentos estoy más dedicado a la escultura, pero me siento muy pintor. Soy pintor, escultor y aficionado a la música también.