scorecardresearch

Los casos de menores que pegan a sus padres crecieron un 44%

Josechu Guillamón
-

La paralización de los Servicios Sociales o de mediación por la pandemia pueden haber sido un factor para el aumento

Imagen simulada de un menor que pega a su padre. - Foto: RUBEN SERRALLE

Los casos de hijos menores de edad que pegan a sus padres crecieron un 44,4% en el año 2020, según los datos de la Fiscalía de Menores a los que ha tenido acceso La Tribuna de Albacete.

En concreto, a lo largo del año 2020 llegaron a la Fiscalía de Menores 39 casos de violencia filioparental, frente a los 27 que hubo en el año anterior.

Según la fiscal delegada de Menores de Albacete, Pilar Eslava Navarro, el aumento no ha estado relacionado directamente con la pandemia. «Los fiscales si que pensamos que lo que iba a surgir en esos momentos era una bomba de relojería, porque iban  a estar todos los miembros de la familia viviendo en el domicilio, sin salir y con una situación estresante de tensión. Dimos por hecho que se iban a producir situaciones de violencia intrafamiliar, de menores que iban a agredir a sus padres, pero la sorpresa fue que no se produjo ningún caso durante ese periodo. A lo mejor se produjo algún expediente que ya se había incoado».

Además tampoco notaron una avalancha de casos, una vez finalizado el confinamiento. «Los casos han llegado de forma progresiva durante el año, no hemos notado un repunte tras el estado de alarma». 

Sin embargo, sí que admite que el cierre temporal de recursos como los Servicios Sociales o la Mediación Familiar han podido influir. «Indudablemente, la paralización ha sido a todos los niveles y es cierto que, familias que estaban en un plan de intervención de Servicios Sociales o incluso de Mediación Familiar, también han visto paralizada esa mediación. Si se han pasado dos o tres meses sin mediación puede ser que haya familias que hayan decidido denunciar. De ahí podría venir el aumento porque normalmente hay casos que llegan a mediación y finalizan con éxito y esos no nos llegan».

Además añadía que algunas familias cuyos hijos iban a ser mayores de edad también podían haber denunciado antes de que cumplieran los 18 años, cuando las consecuencias de una denuncia son mucho más graves. En cualquier caso, la fiscal apuntaba que el crecimiento de casos, «no ha sido un aumento exponencial como pensábamos que se iba a producir. Pensamos que los datos entran dentro de lo que es la normalidad de las estadísticas, hay años que los datos son más altos y otros son más bajos». 

Por eso, la fiscal afirmaba que «No existe una tendencia al alza de los casos de violencia filioparental», de hecho afirma que en lo que llevamos de 2021 se han registrado pocos casos. Por supuesto, Eslava está convencida de que se producen más casos de los que llegan a la Fiscalía, porque siempre resulta complicado denunciar a un hijo.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA