scorecardresearch

Abel Cuerda o la armonía y fascinación del color

Antonio Díaz
-

El artista albacetense presenta en el Centro Cultural La Asunción y el Museo Municipal 'Trozos de vida, trozos de tela, trozos de historia'

Un momento de la inauguración en La Asunción. - Foto: Arturo Pérez

Es el gran protagonista del arte, de la pintura. Abel Cuerda, el gran maestro, inauguró ayer dos exposiciones en la capital, en el Centro Cultural La Asunción y en el Museo Municipal, en actos en los que estuvo acompañado por el presidente de la Diputación, Santiago Cabañero, y el alcalde de Albacete, Emilio Sáez, entre otras autoridades, con la comisaria de ambas muestras, Ana Hermida, y muchos artistas y amigos del pintor albacetense que arroparon estas singulares citas, el mejor preludio ferial.

El pintor y profesor de Bellas Artes destacó a La Tribuna de Albacete que Trozos de vida, trozos de tela, trozos de historia, que se puede visitar en ambos espacios hasta el 1 de octubre, es un sueño que se hace realidad, una muestra muy deseada donde se aprecia esa armonía y fascinación por el color.

«Son 110 obras, entonces, aunque en un principio  pensé en una exposición, me daba pena, porque tenía un montón de cosas para mostrar y enseñar,  por lo que lo hemos hecho en los dos sitios, en el Museo Municipal y en el Centro Cultural La Asunción, coincide en los dos», dijo el artista.  

En realidad, explicó Abel Cuerda, las dos exposiciones, «son una, lo que pasa es que Ana se ha encargado de seleccionar y ha sido ella  la que ha dicho dónde debía ir cada obra, porque además yo soy negado para eso, para estas cosas, lo hago fatal, entonces Ana lo ha organizado todo muy bien».

No se trata de una retrospectiva de la obra de Abel Cuerda, porque, como él mismo explicó, «he traído obra de unos cuatro años, porque pinto como unas ocho horas diarias, si no es más, y sigo haciéndolo todos los días. Ten en cuanta que ahora vivimos en un pueblo de Toledo, y es muy tranquilo, tengo un estudio enorme y también una casa y es donde mejor estoy pintando, trabajando».

El título de esta exposición, Trozos de vida, tropos de telas, trozos de historia, «es porque me sugiere eso, porque lo puedo explicar,  aquí hay trozos de todo eso, de mi vida, todo eso expuesto ahí. Los pintores figurativos pueden explicar  qué sé yo, una chica que se va al mar, por ejemplo, pero esto son ideas, en tela y sobre eso, acrílicos, dando pinceladas y dando los ritmos y los colores y, con eso, voy componiendo cada obra».

El espectador, dijo, «podrá darse una idea de mi trabajo en estos últimos años, aunque te voy a decir una cosa, en la abstracción, no hay que explicar mucho, si te gustan y te emocionan las obras, eso ya es suficiente».

Subrayó el artista la gran relevancia que tiene para él esta vuelta con su pintura a Albacete, en estos dos espacios y recordó su infancia en la calle Albarderos y su fascinación por la pintura ya desde esa época, que hoy sigue.

El universal artista albacetense ha paseado su obra por todo el mundo y recibido reconocimientos tanto en esa faceta como por su labor docente. Su obra ha inspirado multitud de manifestaciones, desde tapices a esculturas, incluso su trabajo se puede ver en diccionarios y publicaciones como La pintura española actual, de Raúl Chávarri o en el corto Abel Cuerda el pintor del color, dirigido por Juan Antonio Moreno, que también ha recibido distinciones, como el Hollywood Gold Awards, este mismo año.

telas y color. La comisaria de las muestras, Ana Hermida, comentó diversos aspectos de la selección de obra y dijo que «en principio se pensó en hacer una exposición que iba a ser más una retrospectiva, pero luego, como estaba pintando, sobre todo en pandemia, todo el día, era una cosa nueva, porque él nunca había metido telas, ni tanto color, entonces le hizo ilusión traer todo esto y, la verdad, es una especie de catarsis, con todo lo malo que había, meter tanto color, más alegría digamos en la exposición y ahí están esas 110 piezas, entre los dos sitios, el Museo Municipal y el Centro Cultural La Asunción». Valoró que el espectador podrá acercarse a Abel Cuerda, al artista, a través de estos trabajos, «es muy significativo y, encima, si lo conocen lo van a valorar más, se acerca mucho a la pintura de Abel». Habló Ana Hermida de catarsis, precisamente por esos nuevos recursos que se pueden ver en la obra y «es verdad que se aleja un poco de anteriores etapas, por eso digo lo que la catarsis, porque una etapa anterior a esta era como más oscura, entonces hubo un cambio, hay mucho más color, creo que se nota la diferencia, por supuesto, siempre dentro del expresionismo abstracto y siempre, se ve que son de Abel, su sello está en todos los trabajos».