«El secreto de 'Acacias' es que tiene muchas tramas»

V.M.
-

«A veces una no es del todo consciente de lo que conlleva el apellido Isbert»

La actriz Begoña Isbert - Foto: T.P.

Lleva en los genes las dotes interpretativas, no en vano forma parte de una saga artística en cuya cúspide se sitúa su bisabuelo, el mítico Pepe Isbert. Ahora Begoña Isbert afronta un nuevo desafío en una serie de gran audiencia, Acacias 38, que emite Televisión Española.
¿Qué supone en su carrera participar en una serie de esta relevancia?
Bien, a las dos semanas de llegar a México el pasado mes de junio me llamaron de Acacias, hice el casting y en agosto me incorporé a grabar los primeros capítulos interpretando a Margarita Carrión y estaré en emisión hasta principios del próximo año. Acacias ya lleva más de cinco años en emisión a pesar de ser una serie diaria, con unos grandes índices de audiencia en todo el mundo, desde Latinoamérica a Italia. Creo que el secreto de Acacias que es mantiene muchas tramas abiertas y los personajes son muy cercanos para el público. Para mí ha supuesto un salto cuantitativo muy importante con respecto a lo que yo había hecho anteriormente dentro del sector audiovisual.
¿Cómo es su personaje?
Encarno a una artista frustrada cuya carrera se torció, porque tuvo una lesión cuando le dieron la oportunidad de triunfar; a partir de ahí su vida fue en declive y gracias a su infortunio el personaje de Bellita del Campo, que hace María Gracia, llegó a triunfar. Aparezco en la serie para reclamarle ese éxito, aunque a lo largo de la serie se verá que no todo sucedió de esa forma. Es un personaje misterioso, que saca de su zona de confort a Bellita y le hace sentir culpable. 
¿Cree que la proliferación de las series de televisión de un nivel artístico muy notable en distintas cadenas y plataformas hará replantearse el papel del cine?
Bien, las plataformas están acercando a las casas productos que antes no existían, es otro tipo de inversiones, pero me parece bien esa tendencia porque el monopolio de las grandes cadenas está dejando de serlo.
¿Y en las tablas, en qué proyecto está inmersa ahora?
He estado con la gira de Entre mujeres en Alicante y terminamos el ciclo en la localidad madrileña de Villanueva del Pardillo, la verdad es que ha sido una experiencia fantástica. Es una comedia musical con guión original mío, el primero que escribo, y que también protagonizo junto a otras dos actrices, bajo la dirección de Juan Carlos Mestre y con música de Sara Marín, que también colaboró en el guión.  Aborda el tema de la igualdad de la mujer y damos visibilidad a mujeres de la historia que hicieron grandes cosas, como Marie Curie, Clara Campoamor o Fatima al-Fihri, la primera mujer que fundó una universidad; además se desarrolla una historia de tres mujeres que están con el mismo hombre y lo desconocen... siempre me gusta tratar estos temas desde la comedia y es el mismo patrón utilizado en La vida no... ¡qué nervios! y creo que es la forma adecuada para que el mensaje llegué más fácil.
El musical es un género en el que también se siente cómoda, ¿no?
Sí, he hecho muchos musicales, algo así como 24, pero tomé la decisión de no volver a realizar grandes musicales, porque la edad no perdona, aunque en mis proyectos siempre incluyo varias cancioncillas. Es un género muy exigente para un actor: bailar, cantar, actuar... a nivel físico es agotador. Ahora me apetece centrarme más en el audiovisual y en los montajes de mi Compañía, Amira Producciones.
¿El cine continúa siendo una asignatura pendiente?
Pues sí, no he tenido la oportunidad y a mí me encantaría hacer cine, además creo que mi tía abuela, María Isbert, tiene el record Guinness de películas en España, así que yo tengo que hacer por lo menos la mitad (risas). Espero que este próximo 2020 me traiga algún proyecto.
Además con una figura de referencia como es su bisuabuelo ¿que referencias tiene de él?
Como soy la hija del nieto mayor, tenemos muchas cosas de él y mi padre vivió muchos años con mis bisabuelos cuando vino a estudiar a Madrid; él precisamente me ha contado que era una persona recta, educada y muy religiosa, a la que no le gustaba para nada darse pegotes de eso de ser actor, lo veía como una profesión más, porque era muy humilde... la verdad es que a día de hoy me alucina que la gente lo siga recordando tantísimo, por ejemplo de compañeros de Acacias que lo admiran, por ejemplo David Muro.  Además fue un honor dar el año pasado el Premio Pepe Isbert, que concede Amithe, a José Luis Gómez, aunque en esa ocasión la ceremonia tuviese lugar en el Teatro Real de Madrid, fue algo alucinante, a veces una no es del todo consciente de lo que conlleva el apellido Isbert.
¿Mantiene también, como otros miembros de su familia, un contacto regular con Albacete?
Sí, tenemos una finca en Tarazona de la Mancha y todos los veranos los pasamos allí, además mis padres van muchísimo a la casa que tenemos en Albacete, aunque yo, desde que falleció mi abuela, es cierto que voy algo menos.
¿Que proyectos tiene de cara al próximo 2020?
Seguimos con Almira Producciones, tenemos cinco proyectos girando, y en enero me tomaré un mes de vacaciones y me iré a México para recuperar fuerzas, porque en marzo seguramente tendrá cosillas que contar.