El toque de queda eleva la alerta por violencia de género

L.G.E.
-

Las restricciones vuelven a 'forzar' la convivencia con el agresor en unas horas donde más violencia se produce. El delegado del Gobierno en la región, Francisco Tierraseca, avisa: «No se van a relajar las medidas de protección a las mujeres»

El toque de queda eleva la alerta por violencia de género

«En el momento que se declaró el Estado de Alarma en marzo, mi primer pensamiento fue para esas mujeres que durante 24 horas al día y 7 días a la semana iban a tener que estar conviviendo con sus agresores, era una situación muy dura». Consuelo García López  acababa de asumir su nuevo puesto de coordinadora de unidades con la violencia de género en la región cuando se decretó el confinamiento de la pasada primavera. Y sus temores se acrecentaron con el pico que hubo de más de 6.000 visitas al portal de la Delegación del Gobierno para la violencia de género.
También le preocupó la caída de denuncias durante esas semanas.  «Las mujeres no podían moverse, tenían más miedo», explica, «las denuncias fueron menos, lo cual no quiere decir que las agresiones  fueran menos». Llueve sobre mojado, pues reconoce que uno de los problemas que tienen es la falta de denuncias previas a la agresión.
García López teme que la historia se vaya a repetir con el toque de queda. «Sabemos que el toque de queda, la restricción de movimientos nocturnos, también afecta mucho», avisa. Explica que «la mayoría de las agresiones se producen durante la noche y las madrugadas», y que la víctima se ve «conviviendo con el agresor y las víctimas sin poder moverse esas horas». Comentó que, de hecho, muchas de las llamadas al 016 se producen entre las doce y las cuatro, posiblemente porque el agresor está fuera del hogar.
El delegado del Gobierno de España en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, reconoce que la denuncia «es un paso muy difícil para las mujeres, sobre todo por el miedo o terror que produce el agresor y el temor a un futuro incierto, sin salida». La crisis sanitaria ha aumentado esa sensación de incertidumbre. «Consideramos que ese miedo se ha incrementado»,  expuso.
Hoy Tierraseca se ha reunido con los responsables de las unidades de violencia contra la mujer en Castilla-La Mancha. Quiso lanzar un mensaje claro a víctimas y agresores: «A pesar de estar en un período de Estado de Alarma, con limitación de la movilidad en horario específico de noche, por parte de la Delegación del Gobierno no se van a relajar las medidas de protección a las mujeres». En estos momentos hay en la región 3.608 mujeres con algún tipo de protección.