scorecardresearch

El trastorno bipolar se agravó por la pandemia y las crisis

Teresa Roldán
-

El psicólogo y coordinador del centro de rehabilitación psicosocial de Afaeps, José Contreras, abogó por la intervención psicológica, junto al tratamiento psiquiátrico para la recuperación

Imagen de archivo de varios enfermos mentales en una terapia. - Foto: Rubén Serrallé

El trastorno bipolar es una enfermedad mental crónica que afecta a los mecanismos que regulan el estado de ánimo. Se manifiesta en forma de episodios recurrentes que van desde la manía o hipomanía (alegría, euforia), hasta la depresión (tristeza, inhibición y, en algunos casos, ideas de muerte). Variaciones anímicas que influyen de forma significativa en los aspectos sociales, familiares, académicos o laborales de la persona afectada.

Ayer se celebró el Día Mundial de esta patología psiquiátrica, que afecta a dos de cada 100 personas, con la misma incidencia en mujeres que en hombres.El problema es que un 50% de las personas bipolares no está diagnosticado correctamente y no llega a atención especializada, y un 25% ni siquiera pide atención médica en Primaria.

El psicólogo José Contreras, responsable del centro de rehabilitación psicosocial de la Asociación de Familiares y Amigos de Enfermos Mentales (Afaeps) informó que la enfermedad suele aparecer de forma abrupta en la adolescencia y edad adulta, con frecuencia acompañada de un factor estresante ambiental, y en algunos casos se asocian recaídas con un patrón estacional (episodios depresivos en primavera, otoño e invierno y maníacos en verano).

De hecho, Contreras relacionó como factores estresantes en el desencadenamiento de los síntomas de las personas que sufren trastorno bipolar la crisis sanitaria y económica vivida debido a la pandemia del coronavirus, la incertidumbre por la situación  económica y los ERTE, la guerra de Ucrania, «problemáticas que han hecho que la salud mental en general se resienta, y se agraven los casos de trastornos bipolares en las personas con predisposición genética a desarrollarlo». 

No obstante, agregó que «hay mucha gente con trastorno bipolar que con medicación y apoyo psicológico lleva una vida normalizada y pasa muy desapercibida».

(Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete (https://latribunadealbacete.promecal.es))