scorecardresearch

Juan Manuel Munera comienza la temporada en Madrid y Nimes

Pedro Belmonte
-

El 14 de mayo, dentro de la feria de San Isidro, hará el paseíllo junto al conquense Sergio Galán y el extremeño Leonardo Hernández, que se medirán a un encierro de Fermín Bohórquez

Juan Manuel Munera en Las Ventas. - Foto: J.M.M.

El rejoneador Juan Manuel Munera afronta una temporada de mucha transcendencia para el futuro de su carrera ya que, de momento, ha sido anunciado en las principales plazas de España y Francia.

El día 14 de mayo, dentro de la feria de San Isidro de Madrid, hará el paseíllo junto al conquense Sergio Galán y el extremeño Leonardo Hernández, quienes se medirán a un encierro de Fermín Bohórquez. Además, para el siguiente, 3 de junio, en horario nocturno, el torero a caballo roblense, intervendrá en una corrida a la portuguesa, en la que se lidiarán reses de Irmaos Moura Caetano para João Moura Caetano, Marcos Tenorio Bastinhas, Lea Vicens y Juan Manuel Munera.

Según manifestó a La Tribuna de Albacete, se encuentra en el mejor momento de su carrera, y con una cuadra extraordinaria. «Son carteles para empezar la temporada soñando, el 14 de mayo en Madrid y el 3 de junio en Nimes, si las cosas salen bien, puede ponerse la temporada muy bien y ser importantísima. También hay otro cartel muy cerca de Albacete, con los mismos que en Madrid, y aunque sea un pueblo, va a tener su importancia y repercusión, ya que será retransmitida por la televisión regional, pero todavía no podemos decir fecha y plaza, hasta que la empresa y ayuntamiento la presenten oficialmente. Nos hemos comprometido a ello y tenemos que cumplir nuestra palabra».

Acude a Madrid en mejores condiciones que su anterior actuación, en San Isidro de 2019. «No tiene nada que ver como fui hace tres años y como estoy ahora. Te diría que el Covid me ha venido hasta bien, porque en estos tres años me noto mucho más maduro y la cuadra la he mejorado muchísimo, con caballos muy importantes, nuevos a parte de los que ya conocen los aficionados, por lo que no tiene nada que ver la cuadra actual con la de hace tres años».

Solo estar anunciado en Las Ventas por San Isidro ya es un triunfo, además este año solo hay dos corridas de rejones en el serial. «Desde luego, estar anunciado ya es el primer triunfo, por lo complicado que es poder estar anunciado, con el agravante añadido que este año solo habrá dos corridas de rejones en vez de tres, como es habitual, por lo que para mí es un privilegio poder estar en San Isidro».

La plaza de Las Ventas siempre es exigente, pero para los rejoneadores es distinto que para los de a pie. «Es distinto, a pesar de que no deja de ser Madrid, pero es cierto que la dureza que tiene esa plaza con los toreros a pie, no la tiene con los rejoneadores, pero insisto, no deja de ser Madrid, no es un pueblo y lo que ocurra en esa plaza determina siempre la temporada, porque un triunfo importante en Las Ventas te arregla todo y te pone a funcionar, pero tiene que ser un triunfo importante, ya que no vale una oreja en cada toro, de esas fáciles, tiene que ser un triunfo rotundo y entonces sí te pone a funcionar».

No solo llega con mayor madurez mental, sino también con una preparación física importante. «No digo que haya que tener una preparación física como la de los toreros a pie, pero hay que estar muy preparado, ya que te enfrentas a un toro, aunque sea montado a caballo. Este año me estoy preparando con Víctor Zafrilla y la verdad es que lo estoy notando mucho, en definitiva, tanto la preparación mental como la física son importantes, todo cuenta».

Preparación.

Víctor Zafrilla se emplea y le hace una preparación acorde con sus necesidades. «Es cierto que Víctor es muy exigente, pero aunque me de caña, la verdad es que lo estoy notando, en el día a día y seguro que también cuando esté en la cara del toro. Sobre todo, cintura, piernas y brazo, ya que le estamos dando mucha caña al momento de matar para que este año no se me escape y mucho la psicomotricidad, que consiste en que después de ponerte al límite del cansancio, hay que ser preciso, y además, las técnicas para recuperar en poco tiempo, son técnicas muy buenas», dijo.

Una gran cuadra para una gran temporada. «Es la mejor cuadra que he tenido nunca. Tengo varios caballos que van a sorprender mucho, entre ellos Bárbaro, un caballo que ya toreó el año pasado, en Albacete fue el más importante de la tarde y este año está mucho más maduro y sorprenderá. Otro de los que están a gran nivel es Sagitario, que lo sacaré en el tercio de banderillas y va a impactar mucho y que además tiene una belleza impresionante que gustará mucho al público y también tengo a Aroma una yegua que sacaré de salida, a Moranco un potro muy joven que apunta cosas excelentes, al igual que Revuelo, potro joven que destaca y Maná, otro nuevo que junto a los más veteranos que la gente conoce, tengo una cuadra sensacional, para competir y poder hacer frente a lo que venga y como siempre, todos domados por mí».

Todavía recuerda mucho a Dámaso, un caballo que murió el año pasado y que fue la estrella de la cuadra. «Es difícil olvidar a Dámaso pues fue un caballo muy especial para mí y muchos de los nuevos me recuerdan a él. Tengo un potro que estoy desbravando ahora, hijo del padre de Dámaso y la verdad es que me recuerda mucho a él porque se parece mucho físicamente, aunque el pelo sea distinto».