scorecardresearch

Fallece el maestro Antonio Rojas en Albacete

Pedro J. García
-

El torero albacetense tenía 77 años y el funeral tendrá lugar mañana, a las 18 horas, en la sala general de duelos del Tanatorio de la ciudad

Fotografía del maestro Antonio Rojas en su domicilio. - Foto: José Miguel Esparcia

El maestro Antonio Rojas falleció en Albacete, a las 77 años de edad, tras una enfermedad que le mantuvo hospitalizado durante las últimas semanas. El funeral tendrá lugar mañana, a las 18 horas, en la sala general de duelos del Tanatorio de la capital albacetense.

Antonio Rojas nació en Albacete el 9 de enero de 1946 y, como tantos jóvenes de su época, comenzó su andadura taurina en capeas y tentaderos, hasta que en 1965 se vistió por primera vez de luces para tomar parte en un festejo para noveles celebrado en su ciudad natal. Desde ese momento vive tres años en los que lucha por abrirse camino en el mundo de los toros y así, en abril de 1968, toreó su primera novillada picada, en la localidad de Casas ibáñez. Si el 68 fue el año de su debut con los del castoreño, dos años después vivió dos importantes momentos en su carrera profesional: la presentación en Madrid y la alternativa. Hizo su primer paseíllo en el coso venteño el 29 de junio de 1970, compartiendo cartel con Joaquín García y José Nicasio Bartolomé, ante reses del marqués de Villagodio. Se doctoró unos meses después, el 11 de septiembre, con El Viti como padrino y Ángel Teruel como testigo, que sustituía al lesionado Paco Camino, despachando un encierro de Manuel Arranz. Cinco años después, el 7 de abril, confirmó la alternativa con un toro de Cobaleda, con Joaquín Bernadó como padrino y Raúl Sánchez de testigo.

Durante 13 años estuvo en activo, dejando patente su clase y cosechando importantes triunfos y algunas cornadas que frenaron su carrera, como la sufrida a mediados de los setenta en Madrid, que le tuvo apartado de los ruedos varios meses, y la de 1983, durante la Feria de Albacete, que precipitó su marcha de los ruedos.

Tras us retirada, la afición le hizo seguir vinculado al mundo de los toros, desarrollando su labor como director de la Escuela Taurina de Tarazona de la Mancha desde 1991. En 1998 llegó a la Escuela Taurina de Albacete, donde compartió la labor de profesor junto al entonces titular, Sebastián Cortés, y permaneció con esta tarea formativa hasta su jubilación.