Un padre lleva «meses» sin ver a sus hijos

Josechu Guillamón
-

Javier Amat dice que su expareja incumple el régimen de visitas sistemáticamente, aunque hay dos sentencias que dicen que los niños deben estar con su progenitor

Javier Amat, con las últimas sentencias que le dan la razón. - Foto: Rubén Serrallé

Javier Amat Tébar contrajo matrimonio el 24 de julio de 2004 y fruto del enlace nacieron dos hijos. La relación se rompió de forma definitiva el 15 de agosto del año 2017. Tras la ruptura, los abogados de Javier Amat y de su expareja acordaron verbalmente que los lunes y miércoles los niños debían ir con el padre, una época en la que comenzaron a producirse los primeros incumplimientos. Uno de esos días la mujer le dijo que los niños «no van a bajar, porque no hay nada firmado». Eso le obligó a pedir medidas provisionales y a poner una demanda, en mayo o junio de 2018, momento en el que su mujer empezó, según Javier Amat, a poner a los niños en su contra. «Le dijo a mis hijos que yo la había demandado».
La jueza puso las medidas provisionales, que permitían al padre estar con sus hijos los martes y jueves de 17,30 a 21 horas y fines de semana alternos, desde las 17,30 del viernes hasta el domingo a las nueve de la noche. Aunque los niños iban con su padre, los incumplimientos eran frecuentes, por lo que hubo otro juicio el 4 de diciembre.
Como los niños estaban muy centrados en los estudios y acostumbrados a estudiar con los  abuelos maternos y se decía en varias ocasiones que no podían ir con su padre porque tenían que estudiar, se decidió realizar un cambio horario en el régimen de visitas para que comieran con su padre al salir del instituto y luego volvieran a las 18 horas a estudiar con los abuelos. La sentencia se dio a conocer el 25 de febrero. Javier Amat estuvo con su hijo por última vez el 7 de febrero y con su hija el 28 de febrero.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA