La Residencia de Casas Ibáñez capea la crisis sin muertes

E.F
-

La anticipación, la conversión del Centro de Día en un área de seguridad y la colaboración de familias e instituciones logran dejar a cero la cifra de fallecidos en la entidad ibañesa y en su homóloga de Abengibre

Una residente y una cuidadora - Foto: Sercoama

Desde que comenzó la crisis del coronavirus, las residencias de mayores de Casas Ibáñez y Abengibre no tuvieron fallecidos ni casos confirmado de Covid-19. Un logro que fue posible gracias a la creación de  una esclusa o «burbuja de seguridad», por  el trabajo de equipo entre trabajadores, instituciones y las familias, y por la anticipación.
«Las medidas que se tomaron llegaron a tiempo», remarca Juan Gil, gerente de la cooperativa Sercoama que gestiona ambos centros «cuando empezaron a aplicarse, no habíamos tenido todavía ningún caso, ahí tuvimos suerte; lo digo porque también hay que reconocer el trabajo de otras residencias que no tuvieron tanta fortuna».
El primer paso fue la «burbuja de seguridad». Se transformó el Centro de Día en un área que funcionaba como una esclusa. Cuando un residente debía salir o entrar por motivos sanitarios pasaba un tiempo en ella, hasta tener la seguridad de que se encontraba bien.

(Más información en la edición impresa)