scorecardresearch

'Marea' procesional en el Jueves Santo de Albacete

A.G.
-

La programación de la Semana Santa dejó una sucesión de comitivas solemnes por el centro de la capital provincial y sus barrios, como la salida de la parroquia de Franciscanos de la venerada imagen de Jesús de Medinaceli

Salida de la imagen de Jesús de Medinaceli de la parroquia de Franciscanos. - Foto: José Miguel Esparcia

La tarde y noche del Jueves Santo componen uno de los momentos más intensos de la Semana Santa de Albacete, declarada de Interés Turístico Nacional, en el que las procesiones se suceden por las calles de la ciudad, no solo en el centro, sino también en sus barrios. Todas pudieron celebrarse hoy, aunque una tímida lluvia a primera hora de la tarde hizo que llegase a temerse por nuevas cancelaciones.

A las 18,30 horas abrió esa marea procesional la comitiva del Santísimo Cristo de la Expiración, acompañado de su madre Nuestra Señora de la Soledad, que partió de la Parroquia del Pilar para recorrer varias calles de ese barrio y el de Industria hasta llegar al Cuartel de la Guardia Civil, en la Avenida Ramón y Cajal.  La Comandancia había preparado allí un pequeño altar, con flores y la imagen de su patrona, para el tradicional recibimiento del Cristo crucificado, portado por veteranos de la Legión.

Poco después, unos 20 minutos más tarde de lo previsto, partía de Fátima otra procesión con dos tallas, la del Santísimo Cristo de la Agonía y Santa María Magdalena, imágenes que dan nombre a sus cofradías. Tras el recorrido por calles del Ensanche, ambas se reunían en la Plaza de la Virgen de los Llanos para realizar la oración a Jesús en el Calvario.

A las 20 horas, llegaba el turno de la salida a la calle de una de las imágenes más veneradas, la de Jesús de Medinaceli, que partía del templo de Franciscanos acompañada de numerosos fieles y la banda de cornetas y tambores de Nuestra Señora de las Angustias. Su recorrido es por las calles Rosario, Antonio Machado, Marqués de Villores y Tinte antes de emprender el camino de vuelta a la parroquia.