scorecardresearch
Paco Mora

Paco Mora


Jaime Ostos acabó con el 'sobre'

15/01/2022

Nadie ha recordado, o no ha querido recordar, a su muerte que Jaime Ostos acabó con el sobre del que se lucraban los periodistas corruptos. Era práctica habitual, enviarles los mediodías de corrida, un sobre con una cantidad de dinero como precio adelantado a una crónica, poniéndolo por las nubes si el matador triunfaba o pasando de puntillas por su actuación si petardeaba. Esa vergonzosa corruptela duró muchos años. Hasta que Jaime Ostos acabó con ella con un brindis a Manuel Lozano Sevilla -taquígrafo del Caudillo- que transmitía las corridas en Televisión Española en rigurosa exclusiva.
Fue a finales de los años 60 en una corrida en Marbella que Jaime Ostos se subió al estribo y dirigiéndose a Lozano Sevilla, con voz clara y rotunda le obsequió con una filípica en la que le llamó «sobrecogedor» y le acusó de cobrarle dos millones de pesetas por temporada. ¿Los tenía o no bien puestos el recién fallecido ecijano? Porque, por aquel entonces, para hacerle un brindis así a alguien tan cercano al general Franco había que tenerlos cuadrados.
Lozano Sevilla, además del mandarinato que ejercía en TVE, tenía una revista gráfica taurina que dirigía su hijo, en la que los toreros tenían que publicitarse si querían evitar los varapalos del vástago del insigne taquígrafo. A los ocho o 10 días, Lozano Sevilla fue apeado del programa con el que se enriquecía y desapareció del ámbito informativo taurino. 
De nada le sirvió al taquígrafo del general de pata corta y mandato largo plantearle una querella por difamación al torero, porque Jaime tenía pruebas de las mordidas del ilustre taquígrafo. Así pues, Ostos fue quien acabó con la vergonzosa lacra del sobre, uno de los más lamentables capítulos de la picaresca en el ámbito del periodismo taurino.

ARCHIVADO EN: Marbella, Periodismo, Peseta, RTVE