Brazos de acero

Juan Carrizo
-

El Club La Mancha de Madrigueras es uno de los más laureados e importantes a nivel nacional en la lucha de brazos, un deporte poco extendido que pelea por crecer y hacerse profesional

El madriguerense Carlos Pelayo, durante un combate. - Foto: C.P.

En inglés se le denomina armwrestling, pero en España se conoce como lucha de brazos. No son muchos los que lo practican, de ahí que no hayan podido conseguir forman una federación y tenga que conformarse con ser una asociación, pero están inscritos en el Consejo Superior de Deportes y sus practicantes se consideran deportistas, aunque sean amateur.
Pues resulta que el epicentro de la lucha de brazos en España está en Albacete, concretamente en la localidad de Madrigueras, donde un club formado hace ya 27 años es uno de los referentes de este deporte a nivel nacional, lo que demuestran los resultados y el palmarés de sus componentes.
Este año 2019 el protagonismo ha sido para Carlos Pelayo. Ahora tiene 38 años, pero lleva compitiendo más de 20. Tanto es así que en sus inicios, con solo 18 años, fue tercero de Europà y quinto en el Mundial, unos resultados que le animaron ha formar parte de este deporte durante tantos años. «Para mi es un estilo de vida, porque me mantengo en forma a través de los entrenamientos y la dieta. Es un deporte que me permite viajar, conocer nuevas ciudades y nuevos países y reencontrarme con amigos años tras años. Gracias a la lucha de brazos he conocido personas increíbles en todo el mundo y sólo por eso merece la pena».
«Madrigueras es la cuna d la lucha de brazos», dice con orgullo Carlos Pelayo. «Tenemos uno de los clubes más importantes de España y son muchos los competidores que vienen desde Palencia, Asturias, Madrid, Valencia o Zaragoza con el fin de aprender más sobre este deporte y entrenar con los mejores».
Y es que el palmares del Club La Mancha de Madrigueras es impresionante, gracias sobre todo a la figura de Lorenzo Villar. «Si ahora estoy al máximo nivel es gracias a haber aprendido y trabajado con el mejor, con Lorenzo. Entrenamos juntos y cuando trabajas con los buenos te haces bueno».
Recuerda Pelayo que «Madrigueras ha tenido muchos campeones de España, lo que demuestra el arraigo que tiene este deporte en la localidad». A pesar de ello no son muchos, apenas 12 deportistas forman el club, pero es que tampoco es que haya muchos más a nivel nacional. En la Asociación Española de Lucha de Brazos hay 210 socios. «Lorenzo es el presidente, yo el tesorero y trabajamos para que salgan más competidores, más clubes, para conseguir que la lucha de brazos sea un deporte federado y reconocido. En muchos países, sobre todo en el Este de Europa, tienen su federación, son deportistas profesionales, nos sacan años luz, pero a pesar de ello vamos y les ganamos», dice con orgullo.

 

(Más información en la edición impresa)