scorecardresearch

Rolling Cyrcus mostró su fusión de circo y teatro

A.G.
-

La compañía de El Bonillo continúa la gira de 'Run away', el montaje con el que dio el 'salto' a la profesionalización y que tuvo una favorable acogida en los escenarios de la provincia

Los artistas de la compañía Rolling Cyrcus demostraron su habilidad en las disciplinas circenses en la Plaza del Altozano. - Foto: Rubén Serrallé

La penúltima jornada de la XXV Feria de las Artes Escénicas y Musicales de Castilla-La Mancha llevó a la Plaza de Altozano la fusión de circo e interpretación que la compañía Rolling Cyrcus ofrece en su espectáculo Run away, propuesta que hoy llegará también a la plaza de El Salobral (17 horas) merced al programa Cultura en tu barrio.

Se suman así dos nuevas paradas en la extensa gira de una producción que ha supuesto todo un paso adelante para Rolling Cyrcus, entidad que surgió como una asociación juvenil en El Bonillo, dedicada a fomentar las artes circenses, y ahora busca afianzarse como compañía profesional. 

Ángel Silvestre, Christian Moral, Ángeles Sanchez, Beatríz Herrero y  Francisco José Espinosa conforman el elenco de Run away, que integra varias disciplinas del circo con el hilo conductor de la historia de una compañía ambulante en la época victoriana. Se estrenó en 2019 y, al igual que ocurrió con toda actividad cultural, su evolución se vio alterada por la pandemia del Covid-19, aunque no frenada, tal y como detallóSilvestre a La Tribuna: «para nosotros, como para todo el mundo, fue una época algo rara, pero desde que decidimos fundar la compañía nos está viniendo todo de cara, porque nos hemos presentado dos años consecutivos al circuito provincial de artes escénicas, nos han escogido y eso nos ha garantizado un número bastante alto de actuaciones, especialmente en verano».

El paso por el Festival Internacional del Circo de Albacete fue un hito en la extensa y exitosa gira de este espectáculo para toda la familia, en la que no hubo ni una suspensión hasta el pasado viernes, cuando la lluvia obligó a interrumpir la función al aire libre en el barrio de San Pedro. «Fue un diluvio inesperado, el público lo comprendió y enseguida nos preguntaron cuándo podríamos volver, porque les había encantado la parte que pudieron ver», relata el integrante de la compañía como muestra de la buena acogida que está teniendo Run away, «tanto por parte de los espectadores como de quienes nos contratan».

«Con mucha ilusión por seguir» y tras haber dado a conocer sus propuestas en buena parte del territorio albacetense, el previsible próximo paso para Rolling Cyrcus será la inclusión en el circuito regional, reto que afrontan «convencidos de que el espectáculo aún tiene recorrido y con ganas de poder presentarlo en otras provincias de Castilla-La Mancha». 

En cuanto a la evolución de la obra y sus protagonistas en estos dos años, Silvestre detalla que Run away «empezó como una muestra de fin de curso de la escuela de circo de El Bonillo, una cosa muy pequeña para que los niños salieran a mostrar lo que habían aprendido durante el año y desde entonces no ha parado de crecer. Ha ido evolucionando, porque nos damos cuenta de qué funciona más o menos a través de las reacciones del público y cambiamos cosas, de forma que, aunque el germen se mantiene, no es el mismo espectáculo el que se ha visto en el Altozano que el de aquella primera vez».