El Ayuntamiento retoma sus planes de iluminación ornamental

N.G.
-

La Casa Consistorial, el Museo Municipal y el Museo de la Cuchillería pasarán de tener una calificación energética G a una A con los trabajos de mejora de su alumbrado exterior

El Ayuntamiento retoma sus planes de iluminación ornamental - Foto: Arturo Pérez

La crisis provocada por el coronavirus paralizó cientos de trámites administrativos que, ahora, vuelven a retomarse. Este es el caso del contrato para la mejora del alumbrado exterior ornamental de los edificios del Ayuntamiento de Albacete, el Museo Municipal y el Museo de la Cuchillería, un proyecto cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, en el marco del Programa Operativo Feder 2014-2020 Pluriregional de España (Edusi). Dicho proyecto servirá para que los tres edificios públicos cuenten con una nueva iluminación exterior que mejorará sensiblemente su estética, a la vez que permitirá un importante ahorro de energía y la aplicación de las últimas tecnologías. Con esta actuación, los inmuebles pasarán de tener una calificación energética G a una A.
El presupuesto de licitación ascendió a 340.000 euros y se adjudicó a la empresa Etralux por unos 294.000 euros. La previsión es que con esta actuación se reduzca la factura eléctrica por el alumbrado de estos tres edificios en un 88% y las emisiones casi un 90% sin reducir el número de horas de funcionamiento al año. El sistema de alumbrado será, además, más uniforme y aunque la luz predominante será la blanca el nuevo sistema facilitará su cambio a otras tonalidades cuando sea necesario, informaron desde el Consistorio albacetense.
Entre los tres edificios hay 247 puntos de luz, que tienen un consumo eléctrico anual de 156.177 kWh, lo que supone un coste de 23.178 euros y la producción de más de 60.000 kilogramos de C02 de emisiones anuales. Con esta mejora, los puntos de luz se reducirán a 193, la factura de la luz supondrá 20.000 euros menos y las emisiones disminuirán en torno a un 90%. El Servicio de Arquitectura, Instalaciones y Edificios solicitó la suspensión del contrato ante la paralización de todas las actividades no consideradas esenciales y, en el acta de la Junta de Gobierno Local, se desprende que planteó proceder a la continuación de los trabajos a partir del 6 de julio. El plazo de ejecución era de tres meses y, en el momento de la suspensión, quedaban dos meses y 17 días, que será con lo que contará la adjudicataria para desarrollar las tareas previstas.