Un nacimiento de esperanza en La Recueja

A.G
-

Tras ocho años sin registrar nuevos vecinos, la localidad celebra la llegada del hijo de su alcaldesa, María de los Llanos Haya

Vista parcial del término municipal de La Recueja, situado en la ribera del Júcar. - Foto: Diputación

Los vecinos de La Recueja recibieron ayer una de las mejores noticias que pueden darse en un municipio del medio rural: el nacimiento de un nuevo vecino, el primero en ocho años. Además, la buena nueva llega después de unos complicados meses de confinamiento, en los que imperó la lógica preocupación por el efecto que podría tener el Covid-19 en una población de edad avanzada en su mayoría, aunque afortunadamente no se han producido casos graves en la localidad.

Daniel es el nombre del recién nacido, hijo primogénito de la alcaldesa de este municipio, María de los Llanos Haya, quien decidió hace un tiempo «lanzarse a la aventura de ser madre soltera», según explicaba ayer a La Tribuna. El bebé llegó al mundo de madrugada en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, tras «un parto largo y complicado», en el que no tuvo efecto el proceso de inducción al alumbramiento natural y los facultativos tuvieron que realizar finalmente una cesárea.

Como explica Haya, «todo el pueblo se mostró muy contento» al enterarse de que iban a tener un nuevo paisano y le mostraron «muchísimo apoyo» en los meses de gestación. Aunque trabaja en la capital provincial, ella reside en La Recueja, donde vuelve cada día tras la jornada laboral y planea que siga siendo así. Por tanto, «con algo de ayuda de los abuelos», Daniel crecerá también en el pueblo, una de las muchas localidades albacetenses que han sufrido los efectos de la emigración, principalmente a Valencia y Albacete. De hecho, en lo que va de siglo, ha perdido cerca de 100 habitantes, quedándose ahora en los 242 censados.

La alcaldesa confía ahora en que su ejemplo sirva para «que la poca gente joven del pueblo se anime» a tener descendencia y ver a más niños por las calles de un municipio que ofrece diversas ayudas (para alquiler o material escolar) a las familias que se instalen allí con sus hijos, aunque esas medidas «aún no ha surtido efecto».

(Más información en edición impresa)